Connect with us

Coronavirus

Historias de Covid: sobre el aislamiento y las estrategias de cuidado

La curva de contagios en Tucumán recién comienza a crecer y lo hace a pasos agigantados. Durante estos cuatro meses desde que comenzó la pandemia en Argentina, el Sistema de Salud tuvo la oportunidad de fortalecerse y capacitarse. De todas maneras, ante los picos registrados en las últimas semanas, crecen las críticas y las quejas por las demoras en los turnos de hisopado, la falta de atención telefónica en el 0800, y sobre todo, la falta de información clara disponible.

Desde La Nota, conversamos con diferentes personas que fueron diagnosticadas con covid-19 para conocer de cerca sus experiencias y poder brindar mayor información a la población en general.

Evi Tartari recibió su diagnóstico el 20 de agosto. El test me lo hice el 18, o sea dos días después me entregaron el resultado. Me hicieron un test PCR, que es un hisopado en los dos orificios nasales. En menos de cinco minutos, muy rápido. El primer síntoma que tuve fue raro por eso busque asistencia, tenía dolor de huesos, en articulaciones concretamente, al punto en el que no podía sostenerme en pie. Y el dolor es general. No es que podés definir concretamente un punto del dolor, sino que te duele todo y a partir de ahí busqué información”, contó.

Los principales síntomas que suelen aparecer son fiebre de 37,5°C, tos, dolor de garganta, dificultad respiratoria, cefalea, diarrea y/o vómitos o pérdida brusca de gusto u olfato.

El dolor corporal no es tan frecuente, lo que llevó a Evi a pensar que se podría tratar de dengue. “Llamé a sanatorios privados porque tengo obra social y todos me recomendaban buscar atención en hospitales, guardias febriles públicas, lo cual también habla de una resistencia a atender estos casos desde el sector privado”.

“En el Centro de Salud, que es donde me hice el test, primero me hicieron análisis de sangre, de orina y una tomografía de tórax, y cuando todo eso dio resultados negativos me hicieron el hisopado”, relató.

Si bien recibí asistencia del Sistema Público, me ha costado mucho que me atiendan. Yo llegué caminando, había una persona que estaba registrando a las personas que ingresaban. Tuve que esperar media hora sentada en una guardia donde había personas que tenían confirmación de ser positivos. No había una diferenciación entre unos y otros. Después de ser registrada me hicieron los estudios muy rápidamente, pero tuve que esperar cuatro horas a los resultados sabiendo que todo tardaba una hora. Fui alrededor de las 21hs y a las dos de la mañana terminé recibiendo información y el médico mismo me dijo que los resultados estaban en el laboratorio, pero que no había nadie que los pueda buscar. Tuvo que ir él mismo, a pesar de que estaba hisopando gente durante todo ese tiempo. Me parece que hay una clara falta de personal”.

A la falta de personal se suman los contagios de los trabajadores de la salud que están expuestos diariamente al virus. Hasta el momento, el número de trabajadores y trabajadoras de la salud contagiados en el sistema de salud público y privado, casi llega a 100.

Identificación y seguimiento de contactos estrechos

Me dijeron que tenía que esperar al resultado y mientras tanto mantenerme aislada y mis contactos estrechos también, aunque no me explicaron qué era o quiénes se consideraban contactos estrechos. Volví a mi casa a leer e informarme por internet y a hablar con médicos cercanos. Fue por ahí donde pude realmente obtener mayor información”.

¿A quiénes se considera contacto estrecho? Una persona es contacto estrecho si estuvo a menos de dos metros de un caso confirmado. Otro factor es si, además de estar a menos de dos metros, estuvo más de 15 minutos con un caso positivo. Y por último si la persona tuvo contacto en las 48 horas previas de que los síntomas de la persona confirmada fueran verificados con un testeo positivo.

“Una vez que realmente llegué a entender que las personas contacto directo eran personas con las me había visto 48 horas antes de tener un síntoma, entendí que tenía que alertar sobre ciertas personas. Entonces llamé al 0800 y no funcionaba. Recién cuando me llamaron para confirmarme el diagnóstico, dos días después, ahí pude dar información sobre quiénes eran mis contactos estrechos y dar sus números de documento y sus teléfonos para que los llamen”. El Ministerio de Salud dispuso de un formulario online para cargar los contactos estrechos.

El aislamiento

El único tratamiento recomendado para el coronavirus es el aislamiento. “Sobrellevar el aislamiento los primeros días fue espantosos, porque no tenía fuerzas para despertarme ni para estar parada. Mi cuerpo automáticamente se dormía y me despertaba cinco horas después y me volvía a dormir. Hasta que finalmente el cuarto día me pude levantar al baño, caminar para moverme en mi casa con mucho miedo de contagiar a mi amigo que vive conmigo. Sin entender muy bien cuáles eran las lógicas para poder prevenir su contagio, automáticamente tomé la decisión de tener un alcohol en spray en la mano, ponerme anteojos y barbijo y tirar lavandina en todas las cosas después de que los use, lo cual también es como una lógica inversa a la que estaba acostumbrada cotidianamente, porque normalmente te dicen que limpie la mesa antes de sentarte. Tenía que limpiar la silla, la mesa y todo después de tocarlo”.

“Creo que lo más fuerte sucede a nivel de pensamientos cuando empezas a imaginar que podés ser responsable de la muerte de alguien, porque si hay una de las cosas que tiene este virus es que es impredecible el efecto que tiene sobre las personas”.

Evi lleva la administración de su abuela, lo que lle generaba una preocupación extra. “Lo primero que pensé fue que podía llegar a ser responsable de su contagio y eso me aterraba mucho. Por suerte nosotras llevamos adelante muchas medidas cautelares y protocolos, de hecho, al día de hoy no hay personas confirmadas que me rodeen de diagnósticos positivos. Un solo día mi abuelita tuvo un poco de dolor de cuerpo y entonces decidí llamar para alertar sobre ese posible síntoma y no conseguía comunicarme nuevamente. Tuve que esperar a que me llamen. Hay una comunicación cada dos días por parte del Siprosa y ahí les dije que uno de mis contactos estrechos tenía síntomas y ese mismo día fue un móvil de centinelas y le hizo hisopado a mi abuela”. El resultado demoró un poco más de una semana en ser entregado.

“Emocional, anímica y mentalmente es muy duro, es muy difícil el aislamiento en el medio de mi situación cambió el protocolo y pasaron de 14 a 21 días de aislamiento sin hisopado final, lo cual vuelve a producir una especie de quiebre mental, porque mientras pensás que vas a estar más tiempo aislado y por lo tanto no poniendo en riesgo la vida de nadie, también pensás que en 21 días te tenés que considerar dado de alta sin tener ningún estudio que compruebe que estás realmente inmunizado y quizá no tenés carga viral sobre tu cuerpo que pueda contagiar a terceros, entonces también eso es como te produce un nivel de incertidumbre que te angustia muy profundamente”.

Solidaridad en tiempos de pandemia

“Estoy rodeada de un montón de personas que me han ofrecido ayuda, que me han ofrecido acercarme alimentos, hacer las compras por mí, dejarme en la puerta de mi casa. En ese sentido he vivido mucha solidaridad, pero también sé de personas como mi familia, que está aislada sin tener confirmación de sus hisopado todavía. Que tienen miedo incluso de decirlo, porque se estigmatiza y se discrimina desde las personas que integran la comunidad donde viven”.

La falta de información

“No hay mucha información cargada en las páginas oficiales de los ministerios, más allá de qué hacer o no hacer cuando sentís un síntoma en tu cuerpo, si tomar una medicación, cómo aislarte. Pero en realidad no hay una guía de cómo proceder o de cómo actuar”. 

“Se termina transformando en una especie de círculo impredecible, donde en realidad el sistema lo que está haciendo es atajar los casos más urgentes y atender a las personas que realmente se animan a llegar a un hospital. Pero hay un montón de gente que no está siendo diagnosticada, asesorada y atendida.”


Evi fue dada de alta luego de que no presentara síntomas por seis días consecutivos, al cumplir el día 14 del diagnóstico. Ahora, se prepara para donar plasma y poder contribuir en la recuperación y tratamiento de otros pacientes positivos.

La única manera de evitar propagar el virus es cumpliendo con las medidas sanitarias indicadas por los organismos sanitarios: usar tapabocas, lavarse las manos y mantener el distanciamiento social.

Para más información: https://www.argentina.gob.ar/salud/coronavirus-COVID-19

Comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Las más Leidas

Coronavirus en Tucumán: se suman 988 nuevos casos y 12 muertes por covid-19

Coronavirus

¿De qué te reís?

Actualidad

Jallalla Bolivia: El retorno democrático

Actualidad

Se mantiene el aislamiento social por dos semanas más en Tucumán y otras provincias

Coronavirus

Tafí Viejo: armá tu propia huerta

Tucumán

Solicitan al estado provincial reforzar las políticas para proteger niñas y adolescentes

Tucumán

Sucribite a La Nota

ingrese su correo aqui

San Martin 1066 1º piso San Miguel de Tucumán Copyright © 2020 lanotatucuman.com todos los derechos reservados

Connect
Sucribite a La Nota

ingrese su correo aqui