Nacionales

Coronavirus: murió el paciente que recibió dióxido de cloro por orden de un juez

Murió el paciente que le administraron dióxido de cloro en el sanatorio Otamendi, en CABA. Había sido por orden de un juez federal, en una decisión judicial que causó rechazo en la comunidad médica ya que se trata de un tratamiento no autorizado.

El paciente de 92 años murió después de habérsele aplicado el tratamiento. “Luego de aplicación, el paciente empeoró en lo respiratorio y murió a las 24 horas”, informaron desde el sanatorio.

Minutos después de conocida la noticia, el abogado del paciente dijo por C5N que “el paciente no murió a causa del covid”.

“​El médico que lo trataba sugirió el dióxido de cloro y el ibuprofeno inhalado y el Otamendi se negó a hacer el tratamiento. Ante esto se presentó un recurso de amparo y lo Justicia lo aplicó”, sostuvo Martín Sarubbi, quien adelantó que este martes radicarán una denuncia, “imputando por homicidio culposo al Otamendi”.

Siguió: “El sanatorio siguió dilatando el tratamiento. La realidad es que el dióxido no está prohibido. La Anmat lo desaconsejó, pero no lo prohíbe. El hombre fallece a causa por una infección intrahospitalaria y a causa de que se demora el tratamiento”.

Rechazo de la comunidad médica

El fallo obligó al Otamendi a a suministrarle dióxido de cloro intravenoso e ibuprofenato de sodio en nebulizaciones. Ninguno de los dos tratamientos recibió autorización de la Administración Nacional de Medicamentos y Tecnología Médica (ANMAT).​

El Juez federal subrogante Javier Pico Terrero, del Juzgado Civil y Comercial Federal N° 7,, en su polémica medida, amparó un pedido de la familia del paciente, la cual estaba desesperada por encontrar un tratamiento que le salve la vida.

El fallo generó mucha polémica en el ámbito de la salud por el dilema ético que plantea a los médicos que deben, por orden judicial, administrar una sustancia no autorizada. Los profesionales del Otamendi se manifestaron el domingo en contra de la orden del juez “haciendo cumplir nuestro juramento hipocrático”, expresaron.​

Carlos Damin, profesor titular de Toxicología de la UBA, sostuvo en declaraciones a TN que “el dióxido de cloro es primo hermano de la lavandina. Se utiliza como blanqueador. Nunca jamás fue utilizado como tratamiento. No tiene ningún tipo de evidencia científica que demuestre que como medicamento es bueno. Claramente es una sustancia tóxica y puede provocar daño a la salud. No es utilizada por ningún país del mundo. Salvo Bolivia, que hace poco autorizó su uso”.​

“El sanatorio demoró el tratamiento”

“En modo alguno está prohibido este tratamiento. De hecho hay una prescripción médica ordenando este tratamiento específico. No es el único caso: en la provincia de Buenos Aires hay un caso similar donde la justicia ordenó este tratamiento”, dijo el abogado.

Añadió: “El sanatorio y en parte la corporación médica y farmacológica desaconsejan este tratamiento por cuestiones eminentemente económicas que no tienen nada que ver con la efectividad del tratamiento (…) Evidentemente la producción de la vacuna y la cura del covid genera una expectativa para generar ingresos”.

Cerró: “Aún existiendo la demanda judicial el sanatorio demoró poner a disposición del paciente el tratamiento ex profeso”.

Fuente: Clarín

San Martin 1066 1º piso San Miguel de Tucumán Copyright © 2020 lanotatucuman.com todos los derechos reservados

Salir de la versión móvil