Género y Diversidad

Famaillá: Tuvo que escapar de su casa y hacer la denuncia pública para que detengan a su padre abusador

“Cuando cumplí 9 años empezó el infierno de mi vida” comenzó el relato de la joven Silvina de 20 años, quien denunció a su padre, Carlos Acosta, por reiterados abusos sexuales y maltratos. El hombre de 42 años quedó detenido y sus otros hijos quedaron a resguardo de un familiar.

A través de Facebook, la joven Silvina Acosta, relató los sucesivos hechos de violencia sexual y maltratos que recibió por parte de Carlos Acosta, su padre.

Silvina compartía la vivienda con el acusado y dos de sus hermanos en el barrio San Nicolás de la ciudad de Famaillá. Acosta, aparte de abusar de su hija, amenazaba constantemente con abusar de otros hijos.

Los niños, incluso, eran testigos de muchas vejaciones que sufría la joven. “En el año 2009 cuando cumplí 9 años, empezó el infierno de mi vida” cuenta.

Demoras y denuncia pública

Luego de 11 años de calvario, a principios del 2020, la joven se enfrentó a su padre y logra hace una denuncia “por maltrato físico y verbal”. La denuncia “quedó en el olvido” y la obligaron a que volviera a su hogar, relata la víctima.

Los maltratos y las violaciones no cesaron. Finalmente el 20 de julio, toma más fuerzas y huye del “infierno” para reunirse con su madre en León Rouges. “Con ella fuimos a hacer la denuncia, en julio por violencia de género y septiembre por abuso (violación)” detalla Silvina.

La primera denuncia se realiza en la Comisaría de León Rouges. Mientras que la segunda se realiza en la Oficina de Violencia Doméstica (OVD) del Centro Judicial de Monteros. Al no tener una respuesta favorable, decidieron hacer público su caso.

Silvina toma valor. Realiza un posteo en Facebook el martes 10 de noviembre y su relato logra 34 mil compartidas en la plataforma.

En busca de justicia y reparación

Paralelamente a esto, la joven realiza nuevamente una nueva denuncia en la Comisaría de la Ciudad de Famaillá y Carlos Acosta queda demorado en la comisaría local.

“Con el fin de resguardar la integridad física de los hermanos de Silvina, se decidió separarlos de su domicilio actual, dejándolos a resguardo de un familiar directo” apuntaron desde la Dirección de Género y Derechos Humanos de la Municipalidad de Famaillá en diálogo con Radio Universidad

Desde la dependencia municipal se encuentran acompañando a la sobreviviente y afirma que “se encuentra bien anímicamente, pero esperando a que la justicia actúe y que sus hermanos apoyen sus declaraciones”.

En el caso también se encuentran interviniendo la Unidad Fiscal de Investigación y Enjuiciamiento de Delitos de Violencia de Género Intrafamiliar y contra la Integridad Sexual del Centro Judicial de Monteros.

Silvina es una sobreviviente pero hasta que su caso no se hizo público, la justicia no detuvo al agresor.

El mismo se suma a la larga lista que demuestran una inacción de la Justicia en Tucumán que pueden llevar a trágicos finales, como el de Paola Tacacho, quien denunció 13 veces a su acosador y terminó asesinada en las afueras del gimnasio.

San Martin 1066 1º piso San Miguel de Tucumán Copyright © 2020 lanotatucuman.com todos los derechos reservados

Salir de la versión móvil