La Nota

Un nuevo medio para tus ideas

Tucumán

Trabajadores de Luque se manifestaron en plaza Independencia

La cadena de supermercados comenzó con un alarmante faltante de productos y atraviesa una fuerte crisis económica e impositiva, adeudando también salario a sus empleados y empleadas, quienes se movilizaron este viernes desde plaza San Martín hasta la Independencia.

Este viernes trabajadores y trabajadoras de la cadena de supermercados Emilio Luque concentraron en plaza San Martín para luego dirigirse a plaza Independencia, tras el desarrollo del acto que se realizó por el Día de la Bandera en el principal paseo público de la ciudad. 

La cadena de supermercados tucumana está en jaque por una fuerte caída de ventas y una deuda con la AFIP. La misma cuenta con 21 sucursales en el NOA. A su vez, en la compañía trabajan 1200 personas, cuyos puestos de trabajo hoy están en riesgo. Así lo confirmó Guillermo Saccomani, presidente de la Cámara de Supermercados de Tucumán.

Saccomani destacó que desde el martes las sucursales de la cadena en Tucumán permanecen cerradas. “La empresa está en negociaciones con el sindicato y el gobierno provincial para solucionar lo que está pasando. Su situación no es muy distinta de lo que sucede en general a nivel país, especialmente para las pymes y las empresas familiares supermercadistas”, resaltó.

Desde el martes pasado, en Twitter circulan imágenes y videos de los trabajadores de la cadena, que están de paro y se movilizan hasta la Casa de Gobierno en San Miguel de Tucumán para reclamar una solución.

La AFIP le trabó embargo pero, según fuentes del organismo que dirige Leandro Cuccioli, la empresa “podría saldar su deuda con un plan de pagos largo”. Añadieron que la compañía expresó que iba a regularizar su situación, pero que todavía no lo hizo y que, mientras está endeudada, la firma compró “dos ingenios azucareros y un molino harinero”.

En marzo de 2017, la compañía le ganó a Ledesma la pulseada por el Ingenio Concepción, el segundo más importante a nivel nacional. El objetivo en ese momento era avanzar en un proceso de integración vertical con una marca propia de azúcar, había señalado la firma en un comunicado.

Orígenes

El grupo Luque nació vinculado a la distribución de bebidas a fines de la década del 70. Inicialmente, la empresa tenía a su cargo la comercialización de la línea de gaseosas de Pepsi y las cervezas de Quilmes. En 1992 inauguró un primer supermercado mayorista en la ciudad de San Miguel de Tucumán y unos años después inició su expansión con tiendas mayoristas y minoristas en el norte del país.

La situación para todos los supermercadistas es mala en todo el país, asegura Fernando Aguirre, vocero de la Cámara Argentina de Supermercados (CAS) y de la Federación Argentina de Supermercados y Autoservicios (FASA). “Los precios mayoristas vienen aumentando por arriba del índice de precios al consumidor. Ese es el costo de los supermercados: esto quiere decir que estamos absorbiendo un aumento de costos que no se pueden trasladar al precio, por lo que el margen de rentabilidad es bajísimo o nulo”, describió.

Por otro lado, explicó que también hay menor rentabilidad porque “la gente solo compra los días que hay descuentos”, y los supermercados tienen que hacerse cargo de parte de esas rebajas.

Según la última encuesta de supermercados y autoservicios mayoristas del Indec , en marzo pasado las ventas en supermercados cayeron un 14,5% interanual. Además, el principal medio de pago hoy es la tarjeta de crédito, mientras que en agosto pasado era el efectivo. Las compras con plástico representan el 35,1%.

Empleos en riesgo

Durante la protesta realizada este viernes por los trabajadores y trabajadoras, los mismos cuestionaron las expresiones del propietario de la firma, quien dijo que “el paro no beneficia a nadie”. “A nosotros no nos parece la forma adecuada de que hoy nos quedemos sin trabajo. Acá siempre vemos que la variable de ajuste se hace a través de los trabajadores”, expresaron. 

Respecto a que están siendo presionados para llevar a cabo la protesta, indicaron que “los trabajadores están acá por su propia voluntad, o sea que no hay presión que valga. Esta es una marcha exclusivamente de nosotros que somos los trabajadores, no estamos impulsados por nada más que por la misma situación en sí; nos estamos quedando sin una fuente de trabajo”, afirmó Mario, uno de los empleados.  

En cuanto a la posible reestructuración a la que se refirió Luque, Mario sostuvo que “es la política que adopta todo empresario. Siempre van a reestructurar, no nos apartamos de que puede pasar, pero si acá no nos están garantizando el pago de un mes de que reestructuración hablamos si no está la plata para las indemnizaciones”. 

Consultado a cómo seguirá el plan de lucha, explicó que “las vamos evaluando minuto a minuto. Estamos abiertos al diálogo y cualquier situación que sea favorable y razonable estaremos evaluando en asamblea cómo vamos a seguir” 

Por su parte, Miguel Zelaya, vocero de los trabajadores, agregó que hasta ahora no hubo una propuesta concreta respecto al pago salarial adeudado. Comentó que anoche tuvieron una reunión informal con personal de Recursos Humanos de la empresa que les propuso abrir las puertas de los supermercados para vender los productos y así liquidar los sueldos que se están debiendo. 

“Anoche hubo una reunión informal con el área de Recursos Humanos y hubo una propuesta de ellos de facturar y lo que se pueda vender conseguir para pagar. Es imposible que con la facturación que tiene el super se llegue a saldar lo que están adeudando”, indicó. 

Explicó que “a esto hay que sumarle el tema de los tickets porque hay ventas que ya están comprometidas y la recaudación en efectivo es mínima, no alcanza ni para dar $500 a cada trabajador. Además nos quedan dos o tres días de stock en las sucursales asi que ni siquiera se estaría resolviendo el conflicto principal”. 

Para Zelaya, “no hay una voluntad de pago. Acá lo que tiene que aparecer es un ofrecimiento que sea verdadero, sin mentiras. Nosotros estamso dispuestos al diálogo, siempre y cuando ellos nos acerquen una propuesta”. 

Respecto al achique de la estructura que planteó el empresario, el vocero sostuvo que “esa situación la tendría que haber planteado hace un año atrás, no fue ese el planteamiento, fueron excusas de que quería seguir trabajando, la verdad que se fue endeudando. Hoy por hoy estamos en esta situación porque la Afip le trabó un embargo”. 

“Hasta hoy no hay nada, seguimos en el mismo punto, nosotros queremos trabajar. Por eso le pedimos al gobernador una ayuda, no es para el empresario, sino para los 1200 trabajadores”, expresó. Para finalizar, indicó que “todos los locales están cerrados”. 

Fuentes: LV12 – El Tucumano – La Nación

Autor/a
www.lanotatucuman.com
Chateá Con La Nota