Conectate con nosotros
https://pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({ google_ad_client: "ca-pub-3498233345172395", enable_page_level_ads: true }); https://www.googletagmanager.com/gtag/js?id=AW-795390094 window.dataLayer = window.dataLayer || []; function gtag(){dataLayer.push(arguments);} gtag('js', new Date()); gtag('config', 'AW-795390094'); function gtag_report_conversion(url) { var callback = function () { if (typeof(url) != 'undefined') { window.location = url; } }; gtag('event', 'conversion', { 'send_to': 'AW-795390094/jLK3CJ-2tbEBEI7hovsC', 'event_callback': callback }); return false; }

Arte

Tantas historias como versiones existan, incluso de la Fotografía

Fotografía ilustrativa del taller "Cuerpos al margen" de Juan Peraza Guerrero.

“Abra dos libros de historia de la fotografía cualesquiera. Encontrará los mismos nombres, lugares, fechas: una invariable lista de varones blancos, heterosexuales, europeos o estadounidenses”, indica el tópico de partida propuesto por el investigador y docente de temas vinculados a la fotografía y pensamientos contemporáneos, Juan Peraza Guerrero, en su taller “Cuerpos al margen”, una de las propuestas de la Octava Bienal Argentina de Fotografía Documental, que tuvo lugar en Galpón 20.99 esta semana.


“No tengo nada contra Cartier Bresson y Alfred Stieglitz, pero –sinceramente- estoy un poco cansado de leer los mismos discursos una y otra vez, dentro y fuera de ámbitos académicos, y que responden a contextos europeos y estadounidenses”, arrancó diciendo Juan Peraza Guerrero en el taller que coordinó este martes, ante un grupo de veinte personas en Villa 9 de Julio.

Peraza Guerrero nació en Caracas (Venezuela), pero empujado por su creciente crisis decidió emigrar a Buenos Aires, ciudad en la que vive desde hace unos ocho años. “Estudié Comunicación Audiovisual y, hacia el final de la carrera, comencé a interesarme exclusivamente por la fotografía, desde una producción de pensamientos a partir de imágenes hechas por otros/as”, explicó para La Nota.

 

“Shirley Cars, patrones de color”, de la serie “Blanco”, Dyer Richard.

“Cuando la fotografía se volvió un bien de cambio masivo, se calibraron los materiales y recursos para reflejar de un modo más correcto y, como todas las tecnologías son técnicas y sociales a la vez, beneficiaron a las personas de piel blancas y no a las negras”.

Juan aterrizó en el país más austral de América Latina, con una suerte de legado bajo el brazo; un proyecto oriundo de su país natal, pero que pudo apropiar y resignificar desde una mirada grupal y en el contexto local que lo alberga actualmente, La ONG Buenos Aires. “La ONG (Organización Nelson Garrido) en Caracas, es un espacio contracultural creado por el mismo Nelson Garrido, fotógrafo y docente venezolano. La escena fotográfica en Venezuela es pequeña y este espacio tiene una posición privilegiada, periférica, alejada de los controles y expectativas de una fotografía más institucional”, agregó Juan.

La ONG austral

“En 2013, con Beto Gutiérrez y María Antonia Rodríguez, surgió la idea de armar un colectivo: La ONG Buenos Aires. Los tres somos -o hemos sido migrantes- y tenemos estrechas conexiones con Venezuela y con Nelson. Más que una célula, nos pensamos como un proyecto colaborativo, que reproduce algunas experiencias y que se identifica filosóficamente con La ONG original”, explicó. “Nuestro trabajo se enfoca en la práctica y reflexión sobre fotografía, definiendo las prácticas de libertad (estéticas y de pensamiento), la docencia como experiencia compartida que se alimenta de las diferencias y el error, el proceso como fin en sí mismo y la investigación visual sobre la identidad y los márgenes”, continuó.

Historia al margen

“Dentro de la ONG Buenos Aires, gestiono un proyecto de investigación llamado Historias marginales de la fotografía, el cual fue adquiriendo diferentes formas: escritura de textos largos, cortos, y dictado de talleres en distintos formatos. Este proyecto pedagógico estuvo detonado por cierta frustración: la repetición hasta el cansancio de los mismos nombres, acontecimientos e ideas en el campo de los estudios sobre fotografía”, recordó.

“S/T”, de la serie “No hay homosexuales en Irán”, de Laurence Rasti

“Como la homosexualidad es ilegal y tiene pena de muerte en Irán, esta fotógrafa suiza hizo una larga serie de retratos negociando con sus retratados/as, el ocultamiento de sus identidades”. 

“Ayer, Eduardo Gil dijo (en el acto de inauguración de La Bienal) que los fotógrafos suelen repetir como verdades, convencidos, ideas que no tienen asidero alguno. Estoy completamente de acuerdo. En este sentido, el propósito de mi proyecto de investigación es el de compartir herramientas metodológicas para fomentar la creación de relatos plurales, inclusivos y, sobre todo, críticos, que ofrezcan salidas al discurso oficial, único, fosilizado, de la historia de la fotografía. Por eso hablo de historiaS, en plural”, reflexionó. Y sí, pasa que la Historia es un invento progresista de una clase dominante que, aparentemente, planea vivir en la Edad Contemporánea por tiempo indefinido o hasta que otra clase (o grupo de personas) se impongan y destronen su poder. Una idea ciertamente improbable por estos tiempos.

“Este taller propone una visión de la historia de la fotografía que dé cuenta de su fascinante diversidad mediante la revisión de una mirada de relatos olvidados: los aportes de mujeres, de fotógrafos homosexuales, de orígenes étnicos variados y provenientes de geografías periféricas, especialmente de América Latina; así como teorías, formatos y temas largamente marginados“, argumentó el historiador.

“S/T”, retratos de J.D. Okhai Ojeikere, Nigeria.

“J.D. Okhai Ojeikere fue un fotógrafo autodidacta de Nigeria, que en la década del ciencuenta -más o menos-, realiza fotografía de peinados de distintas etnias africanas, que contienen una carga y simbolismo cultural muy propios”. 

Miradas que suman

“Estamos armando una plataforma que llamamos Re(ve)laciones: Historias compartidas de la fotografía, que consiste en una convocatoria permanente, invitando a colaborar (a quienes gusten) en la construcción de una línea de tiempo de la historia de la fotografía. La pregunta que proponemos es: ¿qué acontecimiento, qué imagen o serie de imágenes, proyecto, publicación, exposición… no podría quedar por fuera de esta historia compartida? Nuestra intención es la de construir una historia de la fotografía entre muchas-os, una que cuestione la noción tradicional de autoría y que evada parte de los controles que operan en el ejercicio de la historia“.

 

Escrita por

Periodista

La Nota más leída

Un cuerpo mítico de la memoria visual y el ritual colectivo

Arte

La Octava Bienal Argentina de Fotografía Documental en tiempos de feminismo, wedding documentary y bebés que posan como papas

Arte

Marea Verde | “La deconstrucción recién comienza”

Actualidad

“Queremos que se garantice la paridad de mujeres en todas las instancias de actividades”

La Marea Verde también llegó a la Bienal de Fotografía Documental

Comienza oficialmente la 8ª Bienal Argentina de Fotografía Documental con un homenaje a Eduardo Gil

Arte

Suscribite a La Nota

Las más leídas

Advertisement
Conectate
Newsletter Signup

Suscribite a La Nota