Conectate con nostros
https://pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({ google_ad_client: "ca-pub-3498233345172395", enable_page_level_ads: true }); https://www.googletagmanager.com/gtag/js?id=AW-795390094 window.dataLayer = window.dataLayer || []; function gtag(){dataLayer.push(arguments);} gtag('js', new Date()); gtag('config', 'AW-795390094'); function gtag_report_conversion(url) { var callback = function () { if (typeof(url) != 'undefined') { window.location = url; } }; gtag('event', 'conversion', { 'send_to': 'AW-795390094/jLK3CJ-2tbEBEI7hovsC', 'event_callback': callback }); return false; }

Arte

Residencia artística en la yunga tucumana

Mañana comenzará una nueva edición de “Residencia La Rural, retiro para artistas y /o curadores”, con Alfredo Frías y Manuel Siguenza en Raco.

Cincuenta y cinco kilómetros de distancia de San Miguel de Tucumán pueden ser considerados cercanos si se los recorriera en auto, pero ciertamente lejanos si se deben transitar a pie. Disponer de un almacén recién a tres kilómetros del hogar, y también a pie, para comprar alimentos, cerveza, jabón, etc, nos aleja de la zona de confort que significa contar con un almacén o el supermercado a dos cuadras. “La construcción de este espacio neo-rural está acondicionado para brindar al productor la posibilidad de alejarse de su zona de confort, entendida como un espacio cotidiano, para engendrar sus proyectos desde otra perspectiva y contexto”, explicó la artista y docente de la F.A.U.N.T., Marisa Eugenia Rossini, directora del proyecto.

En un contexto como el espacio neo-rural que menciona Rossini, los objetivos de cada día adquieren dimensiones y un orden de prioridades muy diferentes a las que suceden en la ciudad e incluso un pueblo. El hecho de almorzar cada día conlleva al acto obligado de cocinar y hacerlo, atravesando un suceso de eventos ineludibles, como comprar los insumos, juntar leña, hacer el fuego, etc. “El propósito de la residencia es brindar un espacio para la producción y reflexión de proyectos y/u obras, alejado de la tecnología celular, Internet y las actividades laborales y familiares a las que estamos acostumbrados. Salir del entorno cotidiano posibilita realizar experiencias que no tienen que ver con la repetición del éxito al que se arribó hasta su llegada a la residencia. No es obligatoria la realización de un estudio abierto ni concluir una obra”, agregó Rossini.
La residencia ofrece una propuesta que puede albergar proyectos vinculados a las artes visuales, curatoriales, literarios, arquitectónicos, audiovisuales, entre otros. No poseen ningún tipo de financiación pero cuentan con la posibilidad de cursar cartas de invitación para facilitar la gestión de financiamiento externo.

En esta oportunidad participarán dos artistas que residen en Buenos Aires: Alfredo Frías y Manuel Siguenza. Frías es tucumano, comenzó su carrera -y desarrolló gran parte de la misma- en San Miguel de Tucumán. “Lo que voy a trabajar en La Rural como artista residente, no está del todo definido, al menos no como un proyecto cerrado. Sí tengo certeza de que estará un poco vinculado a uno de mis intereses actuales, que reside en el espacio representado, el espacio tridimensional traducido a bidimensión. Mi trabajo generalmente estuvo centrado en la figura humana y las propiedades connotativas que ésta puede manifestar; pero actualmente estoy pensando en cómo puede afectar un contexto definido a esa figura. Incluso estoy trabajando más con el paisaje, la arquitectura y con el modo en que ésta se representa, por ejemplo con la perspectiva, independientemente de los culos que acostumbraba dibujar”, explicó Frías a La Nota.

Alfredo Frías”Apuntes visuales para la reconstrucción de una historia negra”, de 200 x 400 cm, Bienal Arte Joven Buenos Aires, 2017

El artista tucumano ganó en las dos áreas de artes visuales de la Bienal de Arte Joven Buenos Aires. En una de esas áreas realizó, en el marco de la bienal, una pintura llamada “Apuntes visuales para la reconstrucción de una historia negra”, de 200 x 400 cm. “Realizar esta pintura fue el puntapié inicial para empezar a pensar el espacio desde un lugar distinto al que vengo acostumbrado, debido a que la imagen era un espacio interno casi uno a uno, por lo que más allá de la imagen pintada, implicaba cierta relación con su espacio expositivo y la gente que se paraba frente a ella. Estos intereses pude seguir desarrollándolos cuando finalicé el premio y comencé a trabajar en el taller de URRA Tigre, el cual pude realizar gracias a una Beca de Formación del Fondo Nacional de las Artes.

“Mi plan en Raco tiene que ver más que nada con la intención de continuar una búsqueda en relación al espacio, el paisaje y el tiempo que este contexto implica. Con Manu no podemos quedarnos mucho tiempo, por lo cual preferimos no hacer un estudio abierto ahora, sino germinar algo que luego podamos seguir trabajando en nuestros lugares de residencia, para hacer una muestra más adelante aquí, en Tucumán y con más tiempo”, finalizó Frías, quien mañana juntará leña para preparar la cena. 

La pintura de la fotografía destacada representa la obra “La gravedad tiene su punto central en el medio de mis ojos”, de Alfredo Frías.

Escrito por

Periodista

Las Más Leídas

Conectate