Cine

Reseña| Al acecho

Un insustancial camino a la redención —¿o perdición?— de un hombre tosco (interpretado por el gran Rodrigo de la Serna) que recuerda a aquellos lejanos cowboys en los spaghetti westerns de Leone, con una construcción climática que mezcla dicho género de antaño con el detectivesco rural —es evidente la influencia de la primera temporada de True Detective (Nic Pizzolatto y Cary Joji Fukunaga, 2014) en el modelado del paisaje selvático— e incluso el suspenso latente de obras como Fargo (Ethan y Joel Coen, 1996).

Al Acecho (Francisco D’Eufemia, 2019) relata la historia de Silva, un misterioso guardaparques que es transferido a Parque Pereyra Iraola tras ser acusado de encubrir casos de caza furtiva en Isla Paulino, y que pronto se verá envuelto en una intrincada lucha y persecución contra aquellos que ponen en riesgo la fauna y flora de su jurisdicción, cayendo en una compleja trama de corrupción en la búsqueda de limpiar su nombre.

Un ambiente que se supone hostil desde el primer momento, con aires de tensión que crecen y crecen hasta concluir en un abrupto final que intenta la sordidez, pero resulta forzado y violento sin razón aparente.

Excesivamente lenta por momentos y sin un rumbo determinado, de relaciones forzadas entre personajes carentes de motivaciones ni trasfondo,
desarrollo, historia ni porvenir, que no importan en absoluto al espectador.

Aunque correcta en ciertos aspectos técnicos como ser la banda sonora de Ariel Polenta, desaprovecha la potencia cromática de aquella inhóspita vastedad verde donde sucede la historia, lamentablemente poco explorada en el cine nacional, con un exceso de insulsas tomas con dron que terminan por ser molestas e innecesarias. Quizás, el mayor desacierto del filme es
querer escapar de la predecibilidad mediante un desarrollo vacuo al que le faltan extensos minutos de exploración tanto introspectiva como superficial, interior como exterior.

Otra película nacional disponible en Netflix, plataforma que cuenta en su extenso catálogo con obras de aires argumentales similares o parecidos en la exploración de algunos rincones de nuestro hermoso país: Wakolda (Lucía Puenzo, 2013), El patrón, radiografía de un crimen (Sebastián Schindel, 2015; recomendable, aunque posee el blackface1 más grande de la historia del cine argentino), El ciudadano ilustre (Mariano Cohn y Gastón Duprat, 2016), Nieve negra (Martín Hodara, 2017), la magnífica El otro hermano del mítico Adrián Caetano (2017), la gran Rojo (Benjamín Naishtat, 2018) y La misma sangre (Miguel Cohan, 2019).

Al acecho (Argentina/2019). Dirección y edición: Francisco D’Eufemia. Elenco: Rodrigo de la Serna, Belén Blanco, Walter Jakob y Mariano Rodríguez. Guion: Francisco D’Eufemia y Fernando Krapp. Fotografía: Diego Poleri. Música: Ariel Polenta. Dirección de arte: Juan Pedro Valle. Sonido: Natalia Toussaint. Distribuidora: Cinetren. Apta para mayores de 13 años con reservas. Duración: 84 minutos.


1 Práctica que adquirió popularidad hacia el siglo XIX, sobre todo en Estados Unidos, Reino Unido y partes de Europa, gracias a la popularización del teatro vodevil. Se trata del maquillaje utilizado en teatro y cine para
representar a personas negras, todavía esclavos en esos tiempos, al ser interpretados por blancos para realizar comedias de situación, exagerando sus rasgos y formas de hablar, perpetuando la humillación a la raza.
En el caso de estereotipación exacerbada de El patrón, el blackface es un concepto: Joaquín Furriel, bajo kilos de maquillaje e incluso dentadura postiza, personifica a un peón de campo santiagueño que es acusado de un
crimen. No, la obra no se mofa de las personas del interior mediante el recurso —aunque sí estigmatiza—, pero se transforma en una mímica que, sin lugar a dudas, podría haber sido mejor efectuada a través de un casting
óptimo que cree un espacio para actores del interior sin caer en el efectismo teatral de la transmutación de un bonaerense.

San Martin 1066 1º piso San Miguel de Tucumán Copyright © 2020 lanotatucuman.com todos los derechos reservados

Salir de la versión móvil