La Nota

Un nuevo medio para tus ideas

Cultura

Re-erotización: El trabajo del arte con las nuevas generaciones

Guadalupe Chirotarrab expuso recientemente algunas ideas sobre la percepción del arte como trabajo; ¿es posible vivir del arte hoy? Por Mara Pedrazzoli para “El flasherito”.



“El sujeto de la historia actual es White Trash y vive en Ohio.”

(Syd Krochmanly en una discusión en Facebook)

-Hola Marita, ¿cómo va el primer día de trabajo?

-No sé, Tomás, acá nadie se ayuda.

En un artículo publicado en agosto del año pasado en la Revista Bordes, Guadalupe Chirotarrab expuso algunas ideas sobre la percepción del arte como trabajo. Problematizó especialmente el tema de la precarización laboral de los artistas, lo cual despertó una gran cantidad de likes en las redes sociales. Una identificación masiva: ya sea por sentirse precarizados, ya sea por el recurrente deseo de “poder vivir del arte”, gran parte de los artistas concibe a su práctica como un trabajo (con sus particularidades).

Asemejar la tarea del artista con las demás ocupaciones laborales es posible dadas las características que asume la fuerza de trabajo hoy día. En su libro llamado La Generación Post-alfa (Tinta Limón Ediciones, 2007), Franco “Bifo” Berardi estudió en detalle este tema.

LA GENERACIÓN. Bifo, que es un filósofo italiano de tradición de izquierda, niega que las clases sociales se hayan disuelto pero sostiene que como tales ya no producen efectos de identificación masivos o decisivos. La fragmentación y precarización de los procesos productivos en la era actual del capitalismo financiero ha vuelto a las identidades sociales más frágiles y discontínuas. La conciencia social se modela cada vez más en torno a una pertenencia generacional, que no se trata de un fenómeno biológico sino tecno-cognitivo.

Conocer tecnológicamente modela conciencia. Algunas características de la generación post-alfa.

· Lo simultáneo reemplaza a lo secuencial, para la mente humana esto implica el reemplazo de capacidades de elaboración crítica (que requiere cierta secuencialidad y lentitud de la escritura para que sea posible juzgar) por capacidades de elaboración mitológicas.

· Disturbio adolescente de la atención. Más que una enfermedad es el intento de adaptación del organismo sensible y consiente de un niño a un ambiente en el cual el contacto afectivo ha sido sustituido por flujos de información veloces y agresivos.

· Disturbio por ataques de pánico. La redefinición de experiencias afectivas pasadas en una tonalidad ansiosa, fundada sobre la movilización constante del deseo característica de este tiempo.

La generación post-alfa nace en el CAPITALISMO POST-INDUSTRIAL ó FINANCIERO ó RECOMBINANTE ó SEMIOCAPITALISMO. En la era de la inmaterialidad, la imprevisibilidad y fragmentación. La cual se diferencia del universo industrial, territorializable y totalizable. El capital es semiótico porque la acumulación depende de la producción de signos (información más que valores de uso) y recombinante porque un nuevo signo tiene la capacidad de cambiar todo el cuadro.

¿Qué caracteriza a la fuerza de trabajo de esta nueva era? Que es esencialmente trabajo intelectual. Bifo la llama COGNITARIADO en lugar de proletariado. El trabajo intelectual es más entretenido, creativo y por ende específico que la jornada industrial. Las personas disfrutan su trabajo, es una actividad central en sus vidas. Los índices de ausentismo son cada vez menores, la jornada laboral se extiende por deseo propio y se genera más plusvalía que en la era industrial. “El semiocapitalismo ha puesto el alma a trabajar.”

La creatividad transformada en trabajo. En ese sentido, es posible asemejar el arte con el trabajo. Aunque la orientación de la creatividad en el arte lo distingue.

¿Qué singularidades tiene esta nueva forma del trabajo, intelectual y creativo? Bifo responde: las relaciones laborales son más precarias y competitivas. Y continúa: la flexibilidad o precariedad está implícita en la nueva organización tecnológica de la producción y no hay manera de frenarla legislativamente. Es crucial atender los efectos de la competitividad sobre nuestra sociedad. A saber:

1) Una aceleración contínua de los ritmos productivos, que repercute sobre la mente colectiva, provocando excitaciones patológicas que se manifiestan como pánico, o depresión, o pseudoactividad (las personas “hacen algo” para enmascarar la vacuidad de lo que pase), etc.

2) La deserotización de las relaciones sociales, que es el peor desastre que la humanidad pueda conocer, puesto que el fundamento de la ética radica en la percepción del cuerpo del otro como continuación sensible del mío. En una comprensión erótica del otro, una empatía. Presos de la espiral de la competencia ya no somos capaces de entender nada del otro. Las formas en que se manifiesta esta intolerabilidad son el suicidio y los asesinatos, por racismo, género, etc.

Las prácticas free-lance o el emprendedorismo propios de esta era productiva aparecen como lo opuesto al fenómeno de DESAFECCIÓN AL TRABAJO, que Bifo identifica en el movimiento del proletariado juvenil boloñés del año 1977. Entonces los obreros italianos mostraban una creciente insubordinación sindical y política. Había un desfase entre la representación ideológica de izquierda y su realidad sociocultural. Eran jóvenes que rechazaban el trabajo deseosos de libertad, cultura y ocio. Luego llegó el neoliberalismo y RIP.

Ese fenómeno también se relaciona con la crisis de representatividad de los partidos de izquierda. Con una ética basada en la idea de abolir al Estado para tomar el poder, cuando el poder mismo es inaprensible hoy día. Eso decía Deleuze: el poder no está centralizado políticamente sino que está inserto en el cerebro humano, en los dispositivos que hacen posible las relaciones entre personas, como el lenguaje.

Dos muestras de Toto Dirty podrían condensar esa pseudo contradicción entre la desafección al trabajo y la dominancia del ser productivo. En la primera muestra llamada “Vagabond” el artista plantea una similitud entre los conceptos sociales de juventud y de linyera. En la segunda, “Trabaja por tu nombre”, aparece la idea de voluntad y compromiso vinculada con el deseo, y la noción del trabajo como labor. Entre ambas muestras queda el desafío personal de guiar al deseo a un ritmo más humano.

Entonces, terminando el texto. El arte puede considerarse un trabajo y esto permite advertir un riesgo, para los artistas de entrar en la misma lógica productiva, free-lance, competitiva que caracteriza a los demás trabajos creativos. ¿Un artista puede hacer cuatro muestras en un año? El resto de los trabajos intelectuales tienen por objetivo generar riqueza, ya sea material o simbólica, pero. EL TIEMPO ES RIQUEZA. Tiempo para gozar, tiempo para pasear, para conocerse, para charlar, para hacer el amor. Dice Bifo: a la idea adquisitiva de la riqueza es necesario oponer una idea derrochativa, a la obsesión es necesario oponerle el goce. ¿Qué es una vida bella sino? ¿Cómo se goza en relación con los otros? Y agrega nuestro intelectual: LA AMISTAD es la manera de sortear las condiciones de explotación actuales, de encontrar la solidaridad, la empatía con el otro. Hay que redefinir el concepto de amistad. “Quiere decir amor por las mismas situaciones, persecución del mismo objetivo provisorio, placer de realizar juntos el mismo recorrido, o de fracasar juntos y caer”. Amistad creativa y comunitaria, sostenida como ética.

Mara Pedrazzoli

Los dibujos que acompañan este artículo son cortesía del artista cordobés Pablo Peisino

Autor/a
www.lanotatucuman.com
Chateá Con La Nota