Economía

Preocupante panorama: el riesgo país por arriba de los 800 puntos

El dólar retrocedió, pero el riesgo país llegó a su nivel más alto desde 2014. Desde La Nota te explicamos qué indica este concepto y cuáles son los efectos no deseados para la economía actual; se complica la baja de tasas en pesos y habrá menos inversión pública y privada. Por ende, menos empleos.



¿Qué es el riesgo país y por qué es peligroso que suba? El riesgo país es un indicador elaborado por el JP Morgan que mide la diferencia que pagan los bonos del Tesoro de Estados Unidos contra las del resto de los países. Este cálculo se realiza por intermedio del índice EMBI, otro índice específico para cada nación (EMBI Argentina en nuestro caso).

De esta manera, el índice mide la sobretasa que debe pagar un bono, en nuestro caso argentino, frente al rendimiento de los títulos a 10 años que emite el Tesoro de los Estados Unidos (hoy en torno al 2,86%).

Si el riesgo país es alto puede repercutir además negativamente en la llegada de inversiones a largo plazo, clave para realizar obras. Además, complica las necesidades financieras de un país.

Riesgo país navideño

Resultado de imagen para riesgo pais

Pablo Wende afirmó para ambito.com que “por estos días el riesgo país está por las nubes y que, tocando el máximo anual ayer, será difícil que la economía pueda evitar los efectos negativos de esta situación. La mayoría de los argentinos -y argentinas- no tiene la menor idea de este concepto y tampoco se ve afectado en forma directa por la caída de los bonos. Sin embargo, el nivel de riesgo por encima de los 800 puntos tendrá un derrame directo sobre la actividad económica y, por ende, en los bolsillos“.

Desde el mismo medio enumeraron y describieron cinco impactos concretos que provocará el aumento de la percepción del riesgo argentino entre los inversores:

1 – Aleja para provincias y empresas la posibilidad de financiarse. Para el Gobierno no es relevante, al menos en el corto plazo, que suba tanto el rendimiento de los bonos. Esto se debe a que ya cuenta con dinero fresco a tasas bajas, comprometido por el FMI. Sin embargo, no es la situación de otros emisores, que sí precisan de financiamiento fresco. Es el caso de varias provincias que deben pagar intereses de la deuda colocada en los últimos dos o tres años. Y en lo que respecta a las empresas, no sólo deben cubrir vencimientos, sino que es imposible conseguir financiamiento para proyectos nuevos. Ninguna compañía tiene un negocio tan rentable como para pagar tasas del 14% ó 15% anual.

2 – Se complica la baja de tasas en el mercado local. No es casualidad que hace diez días se haya detenido el proceso de reducción de tasas por parte del Central, vía Leliq. Ayer, por ejemplo, quedó al borde de 59,5% anual. La incertidumbre que provoca el aumento del riesgo país también genera más demanda de divisas y eso provoca que sea más difícil que las tasas bajen más rápido. El riesgo de que eso suceda es que se acelere el ritmo de dolarización y provoque un nuevo salto del tipo de cambio.

3 – Será más lenta la reactivación de la economía. Con el acceso al financiamiento externo vedado para las empresas y con tasas demasiado altas para financiar capital de trabajo en el mercado interno, la persistencia de un riesgo país tan alto complicará la salida de la recesión. Ahora todo dependerá de la cosecha de soja, que podría sumar hasta USD 9.000 millones adicionales a la economía este año.

4 – Habrá un impacto negativo en la obra pública. El Gobierno tuvo que admitir una suspensión de los PPP (programa de Participación Público Privado), que suponían una millonaria inversión para los próximos años. La suba del riesgo país hacía imposible salir a buscar financiamiento para asegurar las obras. Los consorcios debían conseguir USD 6.000 millones el año próximo en los mercados internacionales, algo que resulta imposible en el actual contexto. Esa disminución de la obra pública tendrá un efecto desfavorable en la actividad pero especialmente en la creación de empleo.

5 – Se espera un derrumbe de la inversión privada. No sólo cae la obra pública muy fuerte el año próximo. Casi no se esperan inversiones de empresas, salvo casos muy puntuales como Vaca Muerta o algunas compañías relacionadas con economías regionales, favorecidas por la suba del tipo de cambio real. Ya los últimos números marcan una reducción muy fuerte de esta variable y la tendencia se acentuará el año próximo. El aumento del riesgo país es clave, ya que cualquier proyecto se debe descontar a la tasa de descuento de 14% ó 15% anual, algo irrecuperable para cualquier empresa. No hay negocio en la Argentina que asegure semejante rentabilidad.

Autor/a
¡Lo siento! El autor aun no tiene un perfil para mostrar.