La Nota

El Medio para tus ideas

Tucumán

Otra vez el Arzobispado de Tucumán frena leyes en la Legislatura

El tratamiento del proyecto de Ley que regula la figura del Abogado de la Niña, Niño y Adolescente fue postergado este martes en la Legislatura Provincial luego de que se leyera una carta proveniente del Arzobispado.

El presbítero Marcelo Barrionuevo, director del centro de Bioética de Tucumán y delegado arquidiocesano para la vida y la familia escribió un texto en contra del proyecto dirigido a los legisladores tucumanos.

“Me dirijo a usted y por su digno intermedio a la Honorable Legislatura de Tucumán a fin de solicitar que vuelvan a comisión los diferentes proyectos de ley sobre la temática ‘abogado del niño’. Solicitamos asimismo ser parte de una discusión más amplia en donde estén representados todos los sectores especializados en la materia. Esta inquietud parte luego de un diálogo con el señor Arzobispo de Tucumán (monseñor Carlos Sánchez) a quien le hice conocer las observaciones del informe que adjunto en la presente nota para su consideración” detalla la carta de Barrionuevo dirigida especialmente al Presidente de la Legislatura, Osvaldo Jaldo.

Luego de que se leyera esto, se votó el reenvío en a comisiones. Uno de los legisladores promotores del proyecto Fernando Valdez, que aunque coincidió con la necesidad de vuelta a comisión, cuestionó que la decisión se tomara por la intervención de la Iglesia. “También creo, presidente, que no podemos estar supeditados a la opinión de los credos; no me parece, porque el parlamento es laico”, argumentó. En su descargo, Valdez señaló que si bien hay lugar para escuchar opiniones, recordó que “ya hubo otros temas que fueron vueltos del recinto a comisiones y que nunca más volvieron por opiniones de sectores religiosos a los que no les gustaba tal o cual figura”

“Maridaje entre la Iglesia Católica y el Estado”

La abogada y presidenta de “Mujeres x Mujeres”, Soledad Deza, opinó sobre el nuevo revés de la Legislatura de Tucumán con la obtención de derechos. “Me parece sumamente preocupante este hecho porque deja en evidencia un maridaje entre la Iglesia Católica y el Estado, que  no hace más que evidenciar la grave situación que tiene Tucumán en términos de derechos”.

“Somos la única provincia que no ha adherido a la ley 25.673 y por ende asegura la anticoncepción gratuita para toda la población y son los mismos sectores que recientemente se opuesto a la adhesión a la Ley Micaela” advierte Deza.

En el caso puntual a lo que se refiere a lo impedir el avance de la figura del Abogado de la Niña, Niño y Adolescente, Deza señala que “forma parte de lo mismo”.

Lo que hacen con esto es “desconocerles a los niños y a las niñas la calidad de sujetos y fortalecer la idea de que son objeto de protección” y asegura “que este paradigma, desde la convención de los derechos del niño y de la ley 26.061 se ha abandonado a nivel mundial”. 

En tanto, Deza considera que esta maniobra es una más de “las obscenidades legislativas a las que nos tiene acostumbradas la legislatura de Tucumán”

Por último, resalta que “quienes impiden estas leyes son los mismos sectores que trataron de volver atrás el código penal desde Tucumán y también son los que se niegan a la implementación de la ESI bajo la consigna `Con mis hijos no te metas´”.

En nuestro país, el sistema de protección integral de los derechos de los niños, niñas y adolescentes a la que la misma dio origen se estructura en base a dos pilares fundamentales: el niño, niña y adolescente como sujeto de derechos y su autonomía progresiva. Estos puntales buscan, en primer lugar, desterrar los estigmas de debilidad e incapacidad que durante siglos han pesado sobre “los menores” (“inferiores a…” o “menos que…”) necesitados de un adulto capaz que actúe por ellos e incluso en ocasiones piense por ellos.

La figura del “Abogado de la Niña, Niño y Adolescente

Con la figura del Abogado de la Niña, Niño y Adolescente se abre paso una visión de las “personas” menores de edad como seres que gozan de una capacidad natural que se desarrolla gradualmente con el transcurso del tiempo.

La Convención de los Derechos del niño es una norma internacional que refleja una nueva perspectiva sobre la infancia. Los niños y niñas no son ya ni la propiedad de sus padres ni los beneficiarios indefensos de una obra de caridad. Son seres humanos y los titulares de sus propios derechos. Según la perspectiva que presenta la Convención, el niño es un individuo y un miembro de una familia y una comunidad, con derechos y responsabilidades apropiados para su edad y su madurez.

El niño según esta Convención, ha dejado de ser el receptor pasivo de una serie de beneficios y se ha convertido en el sujeto o titular de sus derechos.

La figura del abogado que pueda tutelar estos derechos está expreso en el derecho argentino como que “la protección integral de niños, niñas y adolescentes deben ser asistidos por un letrado preferentemente especializado en niñez y adolescencia” pero no se encuentra reglamentada en la provincia y como vemos existe un poca voluntad política de una protección que pueda darle voz a los más desprotegidos.

Chateá Con La Nota