Estas Leyendo:
Ni Una Menos: la lucha feminista genera nuevos espacios
Nota Completa 7 minutos para leer

Ni Una Menos: la lucha feminista genera nuevos espacios

[su_heading align=”right”]Una nota de Agencia de Prensa Alternativa – http://apaprensa.com/ [/su_heading]

Frente a la avanzada conservadora y la indiferencia de las instituciones, nuevos espacios de militancia feminista y LGTB encuentran su lugar en las calles, mientras otros son retomados para volver a trazar un camino de resistencia.

Este sábado 3 de junio nadie quiso perderse la posibilidad de expresar su bronca y rechazo hacia la violencia machista. Entre banderas y cantos, abundaron los pañuelos verdes de la Campaña Nacional por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito, carteles que pedían aparición con vida de Daiana Garnica, pintadas en los cuerpos, y cintas violetas que simbolizaban las marcas que deja la violencia en el cuerpo de las mujeres.

Luego de dos años de marchas convocadas por Ni Una Menos para combatir la violencia de género, la lucha continúa expandiéndose, generando nuevas estrategias y espacios.

El Frente de Géneros de La Poderosa es uno de ellos. Hace un año se conformó para luchar por los derechos de las mujeres en los barrios y las villas, que se encuentran particularmente vulnerables a la violencia económica e institucional. “Cuando una mujer quiere hacer una denuncia, llama al 144 que supuestamente es la línea de violencia de género y le dicen que es una línea solamente informativa. Llaman al 911 y los policías no aparecen, les meten miedo”, contó una integrante del Frente de Géneros.

También, explica que en el ámbito de la salud las mujeres se encuentran abandonadas por el Estado. La provincia de Tucumán no está adherida a la ley de Salud Sexual y Procreación Responsable, por lo tanto esta situación, como explicaron desde el Frente, “afecta sobre todo a las mujeres en los barrios, que son las que acuden a los caps, a los centros de salud pública en búsqueda de información, con alguna urgencia y siempre son estigmatizadas. Una piba va a pedir anticonceptivos y la ningunean, le dicen que debería estar estudiando, debería estar jugando y no teniendo relaciones sexuales como cualquier otra persona. En las escuelas públicas, las profesoras y profesores dicen que las mujeres no tienen que salir a divulgar la violencia, que eso en su época no se hacía. Se supone que son escuelas que deberían estar al servicio de la gente, y vienen con estos discursos marcados”.

Por estas razones, el Frente de Géneros establece acciones colectivas que apuntan a combatir estas dificultades. En este marco, desarrolló un espacio de apoyo escolar para que las personas adultas puedan terminar sus estudios primarios y secundarios, y también un taller de manualidades, para que las mujeres puedan generar una economía propia. “Muchas mujeres de los barrios dependen de que las exploten en los laburos o dependen de sus maridos, y eso las hace mucho más vulnerables a las situaciones de violencia en las casas al no tener adonde ir”.

“Volvimos”

Un posteo de Facebook en abril lo anunció: “volvimos”. Después de cinco años ocupando otros espacios de militancia, las integrantes de Cruzadas volvieron a marchar con la bandera multicolor representando el espacio que visibilizó la lucha de las personas LGTB antes de las marchas de Ni Una Menos y de la sanción de la Ley de Identidad de Género en 2012, y en pleno debate de la ley de Matrimonio Igualitario en 2010.

La decisión de volver a conformar Cruzadas encontró a sus integrantes frente a un contexto sociopolítico que se recrudeció en los últimos años, como explican ellas mismas. Otro factor que influyó en la vuelta fue, como mencionó Mariana Rodríguez Fuentes, “que en la primera aparición de Ni Una Menos en el año 2015 en Tucumán, la problemática más vinculada a la cuestiones LGTB estaba más invisibilizada o no encontrábamos muchos referentes acá, entonces esa fue una de las razones que nos hicieron volver a activar”.

En 2010, cuando Pepa Gaitán fue asesinada, su caso se tornó emblemático para los espacios de militancia LGTB. Siete años después, Higui vuelve a sufrir la impunidad de la violencia machista por ser lesbiana. El pasado 17 de mayo, Cruzadas organizó una jornada para pedir la libertad de Higui, quien se encuentra presa desde octubre de 2016 cuando al defenderse de un intento de abuso sexual, hirió de muerte a uno de sus atacantes. “Entonces también es el contexto lo que empuja”, explicó Estefi Cajeao, “empuja a decir ‘bueno no, tengo que volver a las calles’, aunque todas estamos en la calle haciendo cosas distintas, porque todas militamos en espacios distintos, pero como Cruzadas vamos a mostrarnos, salgamos de nuevo con la bandera del orgullo porque hay un montón de necesidades que están puestas en la agenda que nadie está tomando concretamente”.

Entre estas demandas sociales, destacan la educación sexual, y en particular la aplicación de la ley nacional en los establecimientos educativos tucumanos.  “Tiene que ser parte de la agenda, de la currícula de todas las escuelas, la discusión sobre la identidad y los derechos de los chicos y las chicas, a pensar en su identidad con libertad, desde el jardín, desde pequeñitos. Eso en Tucumán se ve concretamente. Una provincia que no está adherida a la ley de Salud Sexual, tiene sus consecuencias en la educación, entonces concretamente si es la única provincia que no adhirió, el colectivo LGTB se ve más afectado aquí justamente por eso, porque sabemos que en la educación nosotras no vamos a tener una referente, salvo por la voluntad individual de una docente”.

Los consultorios médicos también son lugares donde la violencia machista expulsa a las personas LGTB, sobre todo en el área de ginecología. Como señaló Estefi, “cuando vamos a ver un médico, en el momento en que nos dice ‘¿vos tomás anticonceptivos?’, y respondemos ‘no, porque en realidad no tengo relaciones con hombres’, la pregunta que sigue a eso es ‘¿cuándo fue tu último control de VIH?’”. Mariana destacó la necesidad de pasarse entre lesbianas y bisexuales los contactos de profesionales que estén capacitadxs e informadxs para no reproducir prejuicios que generan traumas en las consultas médicas.

Celina Barrionuevo, otra de las integrantes de Cruzadas, contó su experiencia como estudiante de medicina, donde presenció comentarios homofóbicos y transfóbicos de parte de sus propios profesores. “Hacen una bajada de chistes machistas todo el tiempo, entonces lo que decía Estefi de la educación también se traslada a la educación universitaria, y sobre todo, a los futuros profesionales médicos que son los que nos van a atender en el futuro”.

CeTrans presente

El Centro Educativo Trans de Puertas Abiertas (CeTrans) también marchó este sábado. Mahia Moyano, alumna del establecimiento, explicó que la institución participó de la convocatoria por la gran cantidad de violencias a las que son sometidas las personas trans, como la expulsión del sistema educativo, del núcleo familiar, del sistema laboral y la violencia institucional. También destacó la necesidad de visibilizar los transfemicidios. “Las mujeres trans somos asesinadas y mutiladas. Se conocen muy pocos casos de chicas trans asesinadas. Son uno o dos casos que salen en los medios durante el año, y en realidad son muchísimos más, todos los meses, todos los días”.

Comentar

Comentarios

Escribí tu busqueda y presiona enter.