Internacionales

Mujeres de Arabia Saudí conquistan derechos y podrán viajar sin autorización de un hombre

A pesar de este avance, el país, que se dice decidido a cambiar su imagen de reino ultraconservador, conserva leyes y políticas públicas que obstaculizan la libertad de las mujeres sauditas.


Mujeres de Arabia Saudí lograron un importante avance en materia de derechos y libertades. Finalmente podrán tener pasaportes y viajar al extranjero sin el consentimiento de un tutor masculino.

La nueva enmienda fue aprobada el jueves por el gabinete saudita y permitirá a todas las mujeres del país solicitar pasaportes “como todos los ciudadanos” y que las mujeres de 21 años o más viajen de forma independiente, según un comunicado del Ministerio de Información de Arabia Saudita.

Hasta ayer, las mujeres tenían que obtener la aprobación de un tutor masculino para conseguir un pasaporte. En cambio, a las mujeres sin pasaporte propio se les daba una página en los pasaportes de sus guardianes masculinos, lo que les hacía imposible viajar sin el acompañamiento de un tutor.

El Ministerio de Información dijo que a la reforma, que entrará en vigencia a fines de agosto, es parte de los “esfuerzos del reino para promover los derechos y el empoderamiento de las mujeres, igual que a los hombres”.

“Las reformas anunciadas hoy son un importante avance para los derechos de las mujeres que debía haberse realizado hace mucho tiempo. Estos cambios constituyen un claro testimonio de la campaña incansable emprendida por quienes defienden con su activismo los derechos de las mujeres para combatir la discriminación imperante en Arabia Saudí durante decenios”, señaló Lynn Maalouf, directora de investigación para Oriente Medio de Amnistía Internacional.

Por otro lado, Maalouf expresó que, “si Arabia Saudí quiere mostrar al mundo que está de verdad dispuesta a mejorar los derechos de las mujeres, las autoridades deben retirar todos los cargos formulados contra las personas defensoras de los derechos de las mujeres que han desempeñado una función decisiva presionando en favor de este tipo de reformas por medio de su activismo. Deben dejan en libertad de inmediato y sin condiciones a todas las personas detenidas por luchar en favor de estos derechos absolutamente básicos”.

Avances en los últimos años

El progreso fue lento, pero seguro: en los últimos años las mujeres votaron por primera vez en las elecciones municipales de 2015 y al menos 17 de ellas fueron elegidas ese año. Además, en 2017 una reforma histórica habilitó su derecho a conducir automóviles, y en 2018 se emitió la primera licencia de conducir. El levantamiento de la prohibición, supuso un hito importante para las activistas que desde 1990 habían convertido en bandera esta reivindicación. En enero de 2018, las mujeres fueron autorizadas por primera vez a ingresar a algunos recintos deportivos, en tribunas separadas. 

Sin embargo, aún quedan muchas restricciones que violentan no solo a las mujeres, sino a hombres gays, lesbianas, y personas trans. Arabia Saudita sigue una forma estricta del islam Wahhabi que prohíbe, por ejemplo, la mezcla de sexos en eventos públicos, con reglas de género impuestas por la policía religiosa.

Las mujeres aún necesitan el permiso de un tutor masculino para casarse o divorciarse, abrir un negocio o, a veces, acceder a la atención médica. En los casos en que el padre de una mujer haya fallecido o esté ausente, su esposo, un pariente masculino, hermano o, en algunos casos, incluso un hijo, debe dar su aprobación antes de que ella pueda obtener los derechos básicos.

Las mujeres seguirán necesitando el permiso de un tutor para salir en libertad de la cárcel o abandonar un refugio en el que hayan buscado protección por sufrir abusos o violencia en el hogar. También tienen que contar todavía con la aprobación de su tutor para casarse, y la posición legal de una mujer saudita es igual a la de un menor y su testimonio en la corte tiene menos peso que el de los hombres.