Cultura

La última del año: bandas sonoras de series

En la última columna musical del año, Belén César nos trae una selección de los mejores soundtracks de las series que este año pudimos encontrar en Netflix.



Llegó diciembre, llegó el verano. Salidas con amigos, pileta o, como dicen mis amigas de AjusteMulabanda: “el sol, la arena, el mar y la familia toda reunida”. Todo parece indicar que el verano amerita hacer actividades acordes al calor, pues para mí, queridos amigos, eso es: música, Netflix y AC. Si alguien en la sala disfruta de lo mismo que yo abrazo en sintonía, si no, la música acompaña cualquier juntada. ¿Por qué? Porque hoy la columna va de series que podemos encontrar en Netflix cuyas bandas sonoras me resultan impecables.

Everything Sucks!

O Todo es una mierda. Memoria emotiva MODO ON.

Es una comedia dramática originaria de Netflix creada por Ben York Jones y Michael Mohan que parodia la cultura adolescente de mediados de la década de 1990. Diez episodios de media hora fueron pedidos por Netflix y lanzados el 16 de febrero de 2018. La serie está ambientada en la ciudad real de Boring, Oregon en 1996, y se centra en un grupo de adolescentes que están interesados en la escuela secundaria Boring de ficción, donde lidian con temas como la sexualidad.

Luke O’Neil, es un estudiante de primer año en Boring con sus amigos McQuaid y Tyler, y son vistos como marginados sociales. El primer día de la escuela secundaria, se une al club de audiovisuales donde Luke se enamora de Kate Messner, la hija del director y estudiante de segundo año en Boring. Kate, sin embargo, comienza a cuestionar su sexualidad y se enamora de la estudiante de teatro Emaline Addario, que está saliendo con su compañero de drama, Oliver Schermerhorn. Sin embargo, Kate comienza a salir con Luke después de que los rumores de que ella es homosexual se extienden por toda la escuela. Es una serie super fácil de ver, entretenida. Y sobre todo adolescente.

Toma exactamente cero segundos el enamorarse de la banda sonora de la serie, obviamente, banda sonora de los 90. Ese compromiso con los clásicos ubicuos de los años 90 es probablemente la razón por la que es casi imposible que cualquier revisión de “Everything Sucks!” evite usar la palabra “nostalgia”.

La música juega un papel fundamental. En cómo evoluciona el espectáculo. Un personaje encuentra su despertar emocional y romántico en los sonidos de Tori Amos, mientras que una cinta de cassette en particular hace una aparición memorable hacia el final de la temporada. Pero al igual que el programa en general, las opciones de música se vuelven más agudas a medida que avanza la temporada.

Fuera de contexto, no muchas de estas canciones no son necesariamente grandes spoilers. Así que tranquilamente se puede escuchar la banda sonora sin ver la serie o ver la serie prestando atención a la selección minuciosa de cada track.



Derry Girls

Cometiendo la osadía de recomendar esta serie sin haber terminado de verla, me arriesgo a pensar que puede gustarle a muchos de ustedes.

Si hay algo malo en esta era del pico de la producción televisiva (se calcula que solo en EEUU se han producido 495 series con guion este 2018) es que hay tanto material que es difícil estar al corriente de todo lo que merece la pena y hay muchas joyas que no logran ser captadas por el radar del seriéfilo. Una de ellas es ‘Derry Girls’, serie norirlandesa que, habiendo sido todo un éxito en Channel 4, ha llegado de tapadillo al resto del mundo vía Netflix.

(pido disculpas por la falta de subtítulos en este video)

Como habrán notado ya mi debilidad por las comedias adolescentes y los 90’s, no creo ponerme reiterativa porque esto es otra cosa.

Derry Girls‘ es una comedia de seis episodios escrita por Lisa McGee y protagonizada por Saoirse-Monica Jackson, Louisa Harland, Nicola Coughlan, Jamie-Lee O’Donnell y Dylan Llewellyn.

Nos encontramos en Londonderry, durante la escalada del conflicto de Irlanda del Norte en 1990. Erin (Jackson), Orla (Harland), Clare (Coughlan) y Michelle (O’Donnell) son un grupo de chicas adolescentes que suficiente tienen con aprobar el curso y el resto de sus preocupaciones de jóvenes como para tener que lidiar con amenazas de bomba y demás en uno de los núcleos del conflicto armado.

En el primer episodio conocemos a James (Llewellyn), primo de Michelle que acaba de llegar de Londres. Como en la parte católica de Derry, ser inglés (y hablar con acento londinense) es casi suicidarse, no puede ir al colegio chicos porque lo molerían a palos. Por lo que James se convierte en el primer alumno chico en el colegio de monjas al que van nuestras protagonistas, lo que no le libra de constantes humillaciones. Y no solo por parte de los adolescentes, sino también de la familia, a la que hay que dar de comer aparte.

La nostálgica banda sonora de Derry Girls ha sido una gran parte de su éxito. Y escuchar estas canciones en el contexto de una serie realmente bien realizado ofrece nostalgia y placer en cantidades iguales. Todo es parte de esa experiencia compartida: música que hace un seguimiento de un momento en particular. E incluso para aquellos que no nacieron cuando se establece la acción, hay mucho que saborear en la autenticidad de la banda sonora, y también son muy buenas canciones.

El drama televisivo ha comprendido durante mucho tiempo la importancia de su banda sonora; no solo la música instrumental, sino también las canciones. Considera cómo el “Hollow Talk” del Coro de los Jóvenes Creyentes eleva los títulos iniciales de The Bridge, el escandinavo The Bridge a alturas enrarecidas, o cómo The Platters ”Smoke Gets in Your Eyes” presenta una escena memorable en Mad Men. Estos últimos utilizaron canciones para ayudar a mover el drama a lo largo de la década de 1960 y aunque optó por algunos de los temas más queridos de la década, fueron elegidos con gran cuidado.

‘Derry Girls’ es una comedia hilarante, con un toque de inocencia “propia” de la época pero no es un humor blanco en absoluto. Es una mezcla sensacional de monjas, curas, “milagros” y de jóvenes que no dejan de meterse en líos e intentan salir airosos de sus embrollos.

Paquita Salas

Bueno, esta cuestión de las monjas me lleva inevitablemente a Los Javis, directores de La llamada y genios del nuevo cine español.

Paquita Salas es una serie española dirigida y guionizada por Javier Calvo y Javier Ambrossi y protagonizada por Brays Efe en el papel principal de Paquita Salas. Se trata de una serie cómica que se estrenó a través de la plataforma Flooxer (Atresmedia). Debido a la buena aceptación que tuvo su preestreno desde octubre de 2017, Netflix posee los derechos de la serie La segunda temporada se estrenó en Netflix el día 29 de junio de 2018. Está confirmada además una 3º temporada, también para Netflix, a estrenar durante el 2020.

Paquita Salas era la mejor representante de actores de los años 1990 y, aunque ahora todo ha cambiado, ella no. Cuando su actriz más conocida la abandona inesperadamente, el mundo de Paquita se tambalea. Junto a Magüi, su inseparable asistente, y Álex, un repartidor que acabará convertido en parte de la familia, Paquita se lanza desesperada al descubrimiento de un nuevo talento. Una búsqueda que le hará encontrar su lugar en la profesión y en el mundo.

Sobre la serie, lectura recomendada: Las seis razones por las que ‘Paquita Salas’ se ha convertido en un fenómeno

Ahora hablamos de la banda sonora, selección de música que me ha acompañado durante todo el mes. Consejo: Caminar con este tracklist sonando.



Para empezar, Rosalía canta la canción de apertura. Nada puede fallar porque ya saben lo que opino de Rosalia (ir la columna anterior caso contrario).

Dejo aquí la exquisita selección musical de la primera temporada que es buenísima per sé, pero que adquiere mucho más valor cuando se acompañan las canciones con el contexto de la serie.

Warning: count(): Parameter must be an array or an object that implements Countable in /home/lanota/public_html/wp-content/plugins/ultimate-author-box/inc/frontend/uap-shortcode.php on line 94
style=”display:none;”>
Autor/a
¡Lo siento! El autor aun no tiene un perfil para mostrar.