La Grieta| Por L. Mónaco y Virilo » La Nota