Deportes

La Argentina se llevó más de 100 medallas en los Juegos Panamericanos

Ayer culminaron los Juegos Panamericanos en Lima (Perú) y fue una fiesta para la Argentina, ya que cosechó 101 medallas, con 32 de oro, 35 de plata y 35 de bronce. Nuestro país ocupó el sexto lugar en el medallero final.

El banderazo final tuvo una destacada protagonista: La nadadora de 19 años, Delfina Pignatiello. La jóven ganó medallas doradas durante las competencias de 400 metros estilo libre, 800 metros estilo libre y 1500 metros estilo libre.

Delfina Pignatiello

La extravagante ceremonia de clausura fue en el Estadio Nacional de Lima asistieron los atletas de los 41 países y territorios americanos que compitieron en los Juegos, entre ellos Estados Unidos, que cosechó 120 medallas doradas, y Brasil, que alcanzó el segundo lugar, con 55.

La próxima sede de los Juegos Panamericanos serán en Chile 2023.

Desfinanciamiento de la ENARD

La Agencia de Deporte Nacional y del Ente Nacional de Alto Rendimiento Deportivo (ENARD) sufrió una merma del 25% en la becas deportivas. Esta entidad financia la cobertura médica de los atletas, el equipamiento y las giras y las competencias .

Las becas de alto rendimiento no que ningún deportista argentino “trabaje de atleta”. La mayoría de las victorias se dieron en deportes colectivos. Resulta difícil que un deporte individual pueda ganar grandes premios teniendo que sostener sobre el hombro de un o una joven todo un equipo técnico sin el apoyo del Estado.

Foto de Clarín. Atletas Argentinos en una producción de fotos defendiendo el predio del ENARD

La Agencia, ex Secretaría, se encuentra en peligro gracias a los recortes que existen en el Estado. El predio de Nuñez debe mantenerse para que el Parque Olímpico de Buenos Aires vuelva a ser el escenario de los entrenamientos de los atletas de alto rendimiento.

La cobertura de los Juegos la dieron más las empresas privadas como TYC Sport antes que el Estado. Hasta los mismos atletas sostuvieron una cobertura individual desde sus redes sociales.

El triunfo de los argentinos y argentinas en Lima no es sólo fue un triunfo deportivo sino también fue un triunfo moral frente a las adversidades que provoca el abandono del Estado.