Conectate con nosotros
https://pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({ google_ad_client: "ca-pub-3498233345172395", enable_page_level_ads: true }); https://www.googletagmanager.com/gtag/js?id=AW-795390094 window.dataLayer = window.dataLayer || []; function gtag(){dataLayer.push(arguments);} gtag('js', new Date()); gtag('config', 'AW-795390094'); function gtag_report_conversion(url) { var callback = function () { if (typeof(url) != 'undefined') { window.location = url; } }; gtag('event', 'conversion', { 'send_to': 'AW-795390094/jLK3CJ-2tbEBEI7hovsC', 'event_callback': callback }); return false; }

Internacionales

Incendios forestales en el Amazonas aumentaron un 82%

Considerada el “pulmón del planeta”, los focos de incendio aumentaron un 82% en comparación con el año pasado. Organizaciones denuncian que el Gobierno de Jair Bolsonaro guardó silencio ante lo que llamaron un “crimen ambiental”. 

Considerada el “pulmón del planeta”, la Amazonía brasileña lleva 16 días seguidos de incendios forestales y crece la preocupación mundial por la política ambiental del presidente ultraderechista Jair Bolsonaro.

La Amazonía tiene 7,4 millones de km2, es la mayor región de bosque tropical del planeta y alrededor del 60 por ciento se encuentra en Brasil. La selva amazónica es considerada el pulmón del mundo ya que absorbe 1.000 millones de toneladas de dióxido de carbono (hace tres década eran 2.000 millones), lo que evita la concentración de gases de efecto invernadero, causantes del cambio climático. 

Hasta ahora se estima que fueron destruidas 500.000 hectáreas de bosque entre Brasil y Bolivia, y se ha empezado a extender hacia Paraguay y Perú.

Los incendios forestales son comunes en la estación seca, pero también son provocados deliberadamente por agricultores que deforestan ilegalmente tierras para la cría de ganado, según denuncian las organizaciones ambientalistas de la región.

Son varios los estados brasileños afectados. El de Amazonas declaró una emergencia en el sur del estado y en su capital, Manaos, el 9 de agosto. Acre, en la frontera con Perú lleva en alerta desde el viernes por el fuego. La humareda multiplica o agrava las enfermedades respiratorias y dificulta el tránsito aéreo.

Imagen del 18 de agosto El sistema de monitoreo de clima ventoso muestra una alta concentración atmosférica (puntos rojos) de monóxido de carbono (CO) en los estados de Acre, Rondonia, Mato Grosso y Mato Grosso do Sul, pasando por Bolivia y Paraguay. 
(Foto: windy.com)

Los incendios forestales también aumentaron en Mato Grosso y Pará, dos estados donde la frontera agrícola de Brasil ha entrado en la cuenca del Amazonas, eje del mayor bosque tropical de un planeta amenazado por el calentamiento global.

El lunes en la tarde, la ciudad de Sao Paulo quedó a oscuras a causa de los incendios en la Amazonía y debido a un frente frío con vientos marítimos, pese a que el “pulmón del planeta” se ubica a miles de kilómetros de allí. 

Aumento de incendios

A principios de agosto, el Gobierno de Bolsonaro, destituyó a Ricardo Osorio Galvao, director del estatal Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (INPE, por su sigla en portugués), órgano responsable por monitorear y divulgar los datos sobre deforestación en el país suramericano. Las cifras que divulgó antes de salir del INPE son preocupantes.

Según los datos, los focos de incendio aumentaron un 82 % en comparación con el año pasado, según datos del gobierno, que entre enero y agosto de 2019 registró 71.497 siniestros de esta naturaleza, un número considerablemente superior a las 39.194 quemas que ocurrieron en el mismo período de 2018. 

La deforestación destruyó 2.254 kilómetros cuadrados de la Amazonía brasileña el pasado julio, 278 % más que los 596,6 kilómetros cuadrados del mismo mes de 2018.

Este aumento sin precedentes coincide con el inicio del mandato del polémico Bolsonaro, quién al asumir el cargo prometió desarrollar la región amazónica para la agricultura y la minería. Los vínculos del político ultraconservador con los terratenientes ganaderos y agricultores son conocidos.

El aumento de la deforestación en la Amazonía provocó que Alemania y Noruega anunciaran la semana pasada el congelamiento de ayudas destinadas a la preservación de la selva. 

Para la ONG Pesquisa Ambiental de la Amazonía el aumento de los incendios se debe a la deforestación promovida por hacendados, agricultores y criadores de ganado.

“Quienes deforestan y destruyen la Amazonía se sienten alentados por el discurso y las acciones del gobierno de Bolsonaro que, desde que asumió el cargo, hizo un verdadero desmantelamiento de la política ambiental del país”, señaló en un comunicado Danicley Aguiar, vocero de la organización Greenpeace en Brasil. 

Respuesta del Gobierno

El ministro de Medio Ambiente de Brasil, Ricardo Salles, señaló en su cuenta de Twitter que el Gobierno ha puesto a disposición de los estados afectados aviones y un equipo de brigadistas para detener los incendios.

“El clima seco, el viento y el calor hicieron que los incendios aumentaran considerablemente en todo el país”, explicó el ministro Salles, agregando que el equipo está disponible y “ya está en uso”. 

Con información de RT / Brasil Do Fato / InfoAmazonia

Escrita por

-

La Nota más leída

Suscribite a La Nota

Las más leídas

Advertisement
Conectate
Newsletter Signup

Suscribite a La Nota