La Nota

El Medio para tus ideas

Cine

“Gran Orquesta”: una cita con la historia del jazz

FESTIVAL TUCUMÁN CINE| La película dirigida por la tucumana Peri Azar revive las grandes orquestas de jazz que fueron furor en la década del 40 en Argentina, a través de un encuentro fortuito con un baúl repleto de partituras de la legendaria orquesta “Héctor y su Jazz”.

En el marco del 14º Festival Tucumán Cine, se proyectará la película “Gran Orquesta”, dirigida y producida por la tucumana Peri Azar. Se podrá ver el miércoles 7 a las 22 hs en Cines del Solar (Yerba Buena), y el jueves 8 a las 16 hs en el Espacio INCAA (San Miguel de Tucumán).

La película parte del hallazgo de un baúl abandonado entre los escombros de un contenedor. Dentro, dos mil partituras manuscritas de una de la Big Band de jazz porteña más popular de los años´40, Héctor y su gran orquesta de jazz.



El hallazgo de estos documentos históricos, únicos, de incalculable valor solo llena de preguntas, ¿qué pasó con esta formación? ¿cuál fue su destino? ¿cuándo y por qué desapareció? ¿dónde están sus músicos? ¿por qué se descartaron estas partituras? ¿quién atesora y resguarda actualmente la memoria del jazz argentino?

El baúl de los recuerdos

Fue la misma directora, Peri Azar, quien encontró el baúl en el año 2000. Iba caminando de regreso a su casa cuando se topó con la reliquia junto a una pila de escombros. “Lo bajé de entre los escombros, pesaba un montón”, recuerda la directora, aunque no logra responder si recibió ayuda o no. “El recuerdo tiene que ver con mi tesis, tiene que ver con ese modo en que muchas veces uno recapitula el pasado, y en esa recapitulación, en ese cuento que arma no hay detalles, todo son soluciones, todo son hechos. Es imposible que yo lo haya bajado sola, sin embargo, en el recuerdo que yo me hice, no hay nadie ayudándome, yo lo bajo y punto“. No es de extrañar que probablemente lo haya logrado sola, como a la película, que por más que participó un gran equipo en la producción, Peri se desempeñó como guionista, productora, directora, camarógrafa, montajista, diseñadora, ilustradora y coordinadora musical de su primer largometraje, “Gran orquesta”.

“Cuando lo abrí creía que eran libros de cuentas de un comercio antiguo. Lo cerré me subí a un taxi y lo llevé a mi casa, donde descubrí que eran partituras manuscritas. Miles, bien conservadas y divididas por instrumento. Increíble”, relata la directora a La Nota. “Soy muy cuidadosa con los archivos que encuentro en la calle, por la pasión que siento por el archivo encontrado, la sensación de orfandad de ese archivo me genera algo bastante maternal. Siempre tengo la sensación de que en el archivo hay una verdad que muchas veces no se puede leer hasta después de compartir un tiempo con ese archivo. De mirarlo, olerlo, conseguir más información. Es como una verdad encriptada que uno no puede forzar“.

Fotografía de Grisel Sarich

El baúl contenía partituras originales en carpetas labradas de la orquesta Héctor y su Jazz, grupo musical que grabó más de 500 composiciones, tuvo por más de una década una audición diaria en Radio El Mundo y estuvo integrada por cerca de 30 músicos en escena. Estuvo activa entre 1940 y 1962 dirigida y liderada por Héctor Lomuto.

El jazz y las big band ya formaban parte de la historia de Peri, su abuelo formó parte de una banda de jazz en Tucumán en los años `30. Lo que fue frustrante para la tucumana es que no sabía leer partituras. “Tarde 12 años en escuchar estos jeroglíficos. Era mucha la impotencia porque no sabía cómo sonaba“.

Para Peri, la película se estuvo haciendo durante estos 19 años, desde el encuentro del baúl hasta su estreno el 5 de abril de este año. “Hace seis años me puse en el trabajo de investigar conscientemente sobre quién era esta orquesta. Cuando escuche por primera vez un disco de Héctor y su Jazz la investigación cobró un giro radical. No podía creer lo que estaba escuchando“.

“Esta investigación me costó mucho, primero porque sobre jazz en Argentina no hay prácticamente nada. Segundo porque los discos de pasta son muy frágiles, se parten y casi no hay. Estuve dos años hasta encontrar un disco”, relata sobre los desafíos que implicó la investigación. Son pocos los investigadores e investigadoras que estudian sobre jazz en Argentina. “Somos cinco o seis gatos locos. Han sido muy generosos conmigo y me compartieron muchísimo”, rescata.

“Por otro lado me costó porque hay enormes distinciones en el trato y en los modos, en las puertas que se le abren a un hombre o a una mujer. Es una realidad, aunque yo creo que no tengo ninguna diferencia con un hombre, la tengo y la sufro“. Mujer y joven investigando sobre jazz. “Por lo menos vieja y fea tenía que ser. Igualmente, me siento muy afortunada porque hoy formo parte de esta liga de la justicia que le llamamos y que admiro mucho.”

El hilo conductor de la película es la búsqueda de la sonoridad de la orquesta. “Es un reflejo del periplo que sufrí hasta conseguir dar con algunas certezas, como el perfil de la orquesta, o la sensación de esa época. Las aventuras y desventuras que a raíz del encuentro con estas partituras sufre la realizadora hasta conformar el sonido de la orquesta”. La autora afirma que no es un documental que busca dar verdades al público, sino leves certezas.

Es un documental que habla sobre el amor al archivo, a la música y con un ejercicio de memoria necesaria“, afirma Azar.

Fotografía de Grisel Sarich

Los músicos de Héctor y su Jazz llegaron a ser más de 30 y era una de las mejores de la época. Cuando la directora comenzó la investigación ya ninguno estaba con vida, pero sus familiares le abrieron las puertas de sus hogares y sus recuerdos para poder rescatar esta parte de la historia musical argentina que estaba olvidada dentro de un baúl sobre una pila de escombros.

¿Cómo llegó el baúl a esa pila de escombros? La historia que relata Peri se parece a una historia de amor romántica. Con su investigación, pudo reconstruir esa historia y llevar un poco de paz a los familiares de Héctor Lomuto que no entendían cómo había sucedido eso.

Fotografía de Grisel Sarich

“Héctor falleció en 1968 muy joven, en el mismo lugar donde yo encontré el baúl. Tuvo un paro cardíaco en la puerta de su casa y falleció abrazado de un árbol. Su viuda siguió viviendo en la misma casa hasta el año 98. Cuando se muda llama a Ricardo Risetti, que investiga sobre música y escribió Memorias del Jazz Argentino, y le ofrece que se lleva las cosas de Héctor. Ricardo se lleva fotografías y discos, ve el baúl y piensa que tenía ropa y no lo abre”. El baúl quedó en el sótano olvidado hasta aquella mañana que Peri pasó de casualidad y decidió devolverle la vida.

Poder reconstruir esa historia fue difícil, hubo que hablar con diferentes personas hasta que entendieron que había pasado. La historia le trajo alivio a la familia. “Era muy doloroso pensar que alguien familiar de Héctor había tirado conscientemente el baúl. Me alegró mucho decirles que no se preocupen, de que nadie tuvo mala intención. Fue una burla del destino”.
Actualmente, la directora realiza una investigación sobre cine doméstico en Argentina. Forma parte del archivo Arca, Archivo Regional de Cine Amateur con el que organizan el Home Movie Day, el día de las películas familiares. Hace 12 años que trabaja sobre el tema. “La película no deja de ser un poco de eso”, confirma. “Las partituras no dejan de ser un archivo personal”.

La película se estrenó el 5 de abril en BAFICI, donde fue premiada como Mejor Dirección en la competencia Latinoamericana, se realizó una proyección con concierto en vivo con la Big Band de Tres de Febrero que interpretó solamente obras que no tuvieran registro fonográfico, después viajó a España, y mañana se presenta en el Festival Tucumán Cine a las 22hs. El jueves 8 a las 16hs habrá otra presentación en la Sala Incaa. Participa de la competencia latinoamericana del Festival.

SOBRE LA DIRECTORA

Peri Azar es licenciada en Artes Audiovisuales por la Universidad Nacional de Artes (UNA) y Realizadora Cinematográfica (ENERC). Guionista, productora, directora, camarógrafa, montajista, diseñadora, ilustradora y coordinadora musical de su primer largometraje, Gran orquesta.

Entre sus anteriores trabajos audiovisuales cabe mencionar: Historia de un hombre, una mujer y sus buenos días (cortometraje – found footage) y Perrone, escritor (mediometraje documental).

Como artista visual su carrera incluye la exploración en el campo de la fotografía holográfica y los formatos alternativos y sus obras han sido expuestas en España, Francia, Colombia y Argentina. Actualmente trabaja para el Museo del Cine Pablo Ducrós Hicken (Buenos Aires) y produce para 8A-110.

Chateá Con La Nota