Tucumán

El Presidente comparó el contexto de la revolución con la renovación de su mandato

Mauricio Macri encabezó los actos por el Día de la Independencia en San Miguel de Tucumán, acompañado por su candidato a vicepresidente para las próximas elecciones Primarias, Miguel Ángel Pichetto, y Juliana Awada.

El Presidente Mauricio Macri encabezó los actos y celebraciones por el Día de la Independencia en San Miguel de Tucumán, acompañado por una comitiva conformada por su candidato a vicepresidente para las próximas elecciones Primarias, Miguel Ángel Pichetto, y la primera dama, Juliana Awada. Su primera escala en la capital tucumana fue en la Casa Histórica de San Miguel de Tucumán junto al gobernador Juan Manzur, con quien participó de una ceremonia en el Salón de la Jura.

El jefe de Estado arribó poco después de las 9 y, directamente, se trasladó a la Casa Histórica. Allí, luego de escuchar las palabras del anfitrión, Juan Manzur, habló de los próceres de la gesta independentista y destacó principalmente a Manuel Belgrano y a José de San Martín. 

Antes de adentrarse en la reflexión histórica, envió sus condolencias a la familia del ex presidente Fernando de la Rúa. “Fue un dirigente bien intencionado, una buena persona, así que todo mi cariño para su familia”, dijo. 

Luego, sí, se refirió a la fecha patria. “Siempre es gratificante venir al norte, ya es la visita número 11 a esta provincia. El norte es una parte fundamental de nuestra identidad, acá nació la Argentina, aquí le dijimos al mundo que éramos independientes”, señaló.

Luego de ofrendar una corona de flores en honor a los próceres argentinos de 1816, el Presidente dio un breve discurso, aunque esta vez sin la presencia de Juan Carlos de Borbón, el Rey de España, Macri retomó aquel discurso sobre la supuesta “angustia” que debieron sentir los libertadores. Pero a diferencia de 2016, lo encadenó a su experiencia como jefe de Estado. “Yo veo a esos hombres y mujeres de 1816 muy parecidos a los argentinos de hoy. Ellos cambiaron el futuro, igual que nosotros”, aseguró el líder del PRO. Lo acompañaban, también, gran parte del Gabinete Nacional.

A su vez, repitió sus muletillas sobre la importancia de “unirse” y “ponerse de acuerdo”, al tiempo que comparó aquella gesta patriótica de Manuel Belgrano y José de San Martín con la continuidad de su proyecto político. “Señoras, señores, queridos argentinos: depende de nosotros. Claro que se puede. Se puede, se los digo una y otra vez. Por eso les digo a todos, vamos argentinos, vamos argentinos y ¡viva la patria!”, afirmó en tono de arenga.

Trató en todo momento de desmitificar a aquellos hombres y de plantear que, como ahora, eran dirigentes de carne y hueso. “No había superhéroes”, planteó. “No eran tan distintos a lo que somos los argentinos hoy”, amplió.

Sí, destacó, que todos los cambios resultan complicados. “Nunca es fácil llevar adelante una transformación tan grande, nos pasa a nosotros, al país, pero son transformaciones que necesitamos para crecer, para no quedarnos estancados. En ese momento había que independizarse, ponerse de acuerdo”, ponderó.

En otro tramo, pareció tomar la gesta de 1816 para enviar un mensaje en tono electoral, teniendo en cuenta la cercanía de las Primarias del 11 de agosto. “No hay vuelta atrás cuando el pueblo decide ir en un sentido, en una dirección”, lanzó. 



Fuentes: Infobae – Página|12 – A las 7

Autor/a
www.lanotatucuman.com