La Nota

Un nuevo medio para tus ideas

Deportes

“El fútbol será feminista, disidente y profesional”

La jugadora Macarena Sanchez fue desvinculada del club UAI Urquiza, luego de intimar al club a regularizar la relación laboral como trabajadora de fútbol profesional. En un comunicado, instó a la AFA a respetar “los compromisos asumidos en materia de igualdad de género”.

“No soy más jugadora del Club Deportivo UAI Urquiza”, comienza el comunicado que publicó la futbolista Macarena Sanchez luego de ser desvinculada del club UAI Urquiza.

El despido se produce a mitad del torneo de Primera, por lo cual no puede ser inscrita en otra entidad hasta la reapertura del libro de pases, es decir hasta mediados de año.

Macarena reclamaba ser reconocida como una trabajadora del fútbol profesional e instaba al club a regularizar la relación laboral con la Asociación de Fútbol Argentina. Resulta que en el país, el fútbol no es reconocido como una profesión para las mujeres. De nuestra región, sólo Colombia, México y Venezuela anunciaron la creación de una Liga profesional.

Sin profesionalización, las mujeres del fútbol no cuentan con salarios fijos (en algunos clubes ni siquiera les pagan), obra social, viáticos, entre otras cosas.

“Como es de público conocimiento, las jugadoras de fútbol en Argentina son sistemáticamente vulneradas en sus derechos como trabajadoras del deporte, por la simple razón de ser mujeres”, expresa la jugadora que hace 7 años forma parte del club, junto a un equipo de abogadas feministas.

Hace más de 80 años que los hombres gozan de los mismos derechos que hoy se les niegan a las mujeres: el reconocimiento de la profesionalización de fútbol femenino.

Durante el 2018, el fútbol femenino tomó gran notoriedad en la escena pública. No solamente porque su reclamo de igualdad finalmente llegó a los grandes medios de comunicación, sino, y sobre todo, por el gran desempeño profesional. Luego de 12 años, la selección de fútbol femenino de Argentina participará del mundial de fútbol que se jugara en Francia en junio de 2019.

El comunicado también interpela a la AFA “a dar cumplimiento de los compromisos asumidos internacionalmente con la Federación Internacional de Futbolistas Asociados – FIFA – en materia de igualdad de género, y a las obligaciones de no discriminación hacia las mujeres que le atañen como entidad promotora del deporte, entendido éste como un derecho humano fundamental”.

La conquista grande del fútbol femenino será lograr la profesionalización de la actividad en el país.

El comunicado completo:

Ciudad Autónoma de Buenos Aires, 21 de enero de 2019.

El día viernes 18 de enero del corriente año, la jugadora Macarena Sanchez Jeanney, acompañada por el equipo jurídico que la representa, integrado por abogadas feministas miembras de Abofem Argentina y el Estudio Jurídico M y G Asociadas, han solicitado al Club Deportivo UAI Urquiza, por medio de una intimación extrajudicial, la regularización de la relación laboral con la reclamante como futbolista profesional, y a la Asociación del FútbolArgentino –A.F.A.- al cese de su inacción al respecto y la consecuente intimación inmediata a la entidad deportiva mencionada a los fines de regularizar la situación laboral de la jugadora.

El Club UAI Urquiza, por medio del Director Técnico del plantel de Primera División de AFA –previa reunión con la dirigencia del mismo-, le comunicó a Macarena, el pasado 05 de enero, que quedaba desvinculada de sus funciones como futbolista. Es importante aclarar que este despido se produce a mitad del Torneo de Primera División “A” 2018-2019, razón por la cual la jugadora no podrá ser inscripta por otra entidad hasta la apertura del libro de pases del próximo Torneo de Primera División “A” 2019-2020; dejándola sin trabajo, como mínimo, por los próximos 6 meses.

Como es de público conocimiento, las jugadoras de fútbol en Argentina son sistemáticamente vulneradas en sus derechos como trabajadoras del deporte, por la simple razón de ser mujeres. El Club Deportivo UAI Urquiza utiliza diversos mecanismos fraudulentos que operan como pantalla para encubrir el vínculo laboral real que se establece con la jugadora reclamante, modalidad que se extiende hacia el resto del plantel profesional en general. Dichos mecanismos son una réplica exacta de aquellos utilizados para negar el reconocimiento de la relación laboral profesional de los hombres jugadores de fútbol, durante los años 30 en Argentina y que derivaron, con incontables luchas de por medio, en el reconocimiento de la profesionalización de fútbol masculino. Más de 80 años después, las mujeres futbolistas son víctimas de las mismas prácticas ilegales que buscan ocultar la profesionalización existente de la práctica deportiva, disfrazada de amateurismo.

Las acciones que tanto Macarena como esta representación hemos decidido llevar a cabo tienen por único fin obtener el reconocimiento de la relación laboral profesional que existe entre la entidad deportiva y la jugadora reclamante; a la vez que instar a la Asociación del Fútbol Argentino a dar cumplimiento de los compromisos asumidos internacionalmente con la Federación Internacional de Futbolistas Asociados – FIFA – en materia de igualdad de género, y a las obligaciones de no discriminación hacia las mujeres que le atañen como entidad promotora del deporte, entendido éste como un derecho humano fundamental.

El fútbol será feminista, disidente y profesional.

Macarena Sanchez Jeanney

Chateá Con La Nota