La Nota

Un nuevo medio para tus ideas

Violencia Institucional

Culpar a la víctima: “No” a las polleras cortas y escotes

Luego de la renuncia de Fernando Ponce en el concejo deliberante de La Plata por acoso sexual, en el municipio de la ciudad emitieron la medida de prohibirles el uso de prendas “sugerentes” a las empleadas públicas. Repudio masivo en las redes.



El intendente de La Plata, Julio Garro (Cambiemos), prohibió que las empleadas públicas de ese distrito usen polleras que no “alcance o sobrepase el límite de las rodillas” y remeras “que dejen al descubierto el abdomen”. La medida fue duramente cuestionada en las redes sociales y relacionada con la reciente renuncia del expresidente del Concejo Deliberante local, Fernando Ponce, tras haber sido denunciado por acoso sexual.

El comunicado aseguraba que quienes no cumplieran con el código de vestimenta requerido no podrían ingresar a su lugar de trabajo, lo que sería contabilizado como un “ausente” que afectaría el presentismo. Ante las críticas que se replicaron en las redes, los funcionarios municipales anunciaron que dieron marcha atrás con la medida.

“El personal femenino no podrá asistir con prendas que dejan al descubierto el abdomen, como así tampoco con polleras/vestidos que no alcancen o sobrepase el límite de las rodillas”, señala el primer punto del comunicado, que fue calificado de “retrógrado”. Otros cuestionaron también el discurso que subyace en la medida, aquella justificación de la violencia machista por la vestimenta de la mujer. “Machismo explícito”, señaló una usuaria de las redes. Para los hombres, sólo corre la limitación de no poder asistir con camisetas de equipos de fútbol ni bermudas.

La concejal de Unidad Ciudadana Victoria Tolosa Paz recordó que la disposición llega días después de que Garro se viera forzado a remover de su cargo al presidente del Concejo por las denuncias de abuso sexual y maltrato. “En medio del escándalo de Ponce en La Plata lanzan esa solicitud de la vestimenta, Garro está queriendo decir que lo que pasó en el Concejo Deliberante fue culpa de la vestimenta de las mujeres “, advirtió en diálogo con Radio 10.

La concejal había denunciado a Ponce por violencia de género por haberla agredido verbalmente. Luego se sumó la denuncia por abuso de Annabella Beltrachini, extrabajadora del Concejo, quien denunció a Ponce por “coacción contra la libertad y la integridad sexual”. La joven, que se desempeñó en el órgano legislativo como encuestadora cuando tenía 19 años, decidió contar en sus redes sociales cómo el funcionario de Cambiemos intentó forzarla para tener sexo oral.

“Lo de Fernando Ponce en el Consejo fue una constante. El destrato constante, la violencia contra mí particularmente, y ahora el intento de abuso que denunció la joven Annabella Betrachini, quien hacía encuestas para el municipio.”, manifestó Tolosa Paz.

Fuentes: Tiempo argentino, Página 12

Autor/a
¡Lo siento! El autor aun no tiene un perfil para mostrar.
Chateá Con La Nota