Mundo

Cuba alcanzó la tasa de mortalidad infantil más baja de su historia

El país líder en medicina mundial, logró finalizar el 2018 con la tasa de mortalidad infantil más baja de su historia, con 4,0 por cada mil nacidos vivos.

La noticia, fue dada a conocer por el Gobierno cubano este año y es asumida como el resultado del gran empeño en garantizar la universalidad del acceso a la salud.

Esta cifra histórica supone una disminución con respecto al año 2017, el cual obtuvo una cifra de 4,044 defunciones por cada mil nacidos vivos. Esto significa que en al año 2018 bajó 0,081 la tasa, es decir cuatro defunciones menos, al suceder 3,963 defunciones por cada mil nacidos vivos.

El sistema de salud cubano es universal, gratuito y continuo. Desde las primeras etapas de la gestación hasta la vejez los cubanos y cubanas tienen acceso al sistema integral de salud.

Finalizado el año 2018 ocurrieron 116.320 nacimientos, en total 1349 más que en el año 2017, de los cuales se produjeron 461 defunciones, cuatro menos que en 2018.

El periódico cubano Granma comparó estos números con los del año 1970, en el cual las cifras de fallecimientos ascendían a 9.173 con una tasa de mortalidad infantil de 38,7, lo que permite comprender de qué manera han perfeccionado la inclusión en la salud y los avances científicos desde la premisa de la Sanidad como un derecho por nacimiento.

El jefe de departamento materno-infantil del Ministerio de Salud Pública (Minsap) Roberto Álvarez reconoció que: “Al finalizar un año de incuestionables logros y mejorías de los principales indicadores de Salud es válido reconocer a todos los trabajadores del sistema sanitario, quienes son los verdaderos protagonistas de estos resultados, los cuales confirman la grandeza de la obra de la Revolución, ahora en su aniversario 60. En ese empeño merecen especial mención los trabajadores vinculados al Programa Materno-Infantil”.

Comentó además que desde el año 2018 el Minsap implementó medidas para mantener y mejorar los indicadores de mortalidad infantil, entre los cuales se pueden mencionar algunos componentes:

-Perfeccionamiento del programa en las provincias con mayores problemas, para lograr su transformación

-Un plan de mejora en las competencias profesionales en el personal de salud

-Desarrollo de investigaciones

-Aseguramiento de los recursos necesarios

-Una amplia estrategia de promoción de salud con el fin de mejorar hábitos, costumbres e incrementar la autorresponsabilidad de la población en el cuidado de la salud materna infantil

-Implementación de acciones específicas para reducir las principales causas de mortalidad infantil

Con respecto al último componente, mencionó nuevas acciones para las afecciones obstétricas más frecuentes, las cuales incluyen tecnología predictiva para el diagnóstico precoz y la prevención del crecimiento intrauterino retardado, la prematuridad, trastornos hipertensivos asociados al embarazo, diabetes y la enfermedad hemolítica de los recién nacidos.

La calidad de la salud pública en Cuba es sobresaliente a nivel mundial por su eficacia y por todos los avances en medicina que ha logrado, pero no posee el reconocimiento total de otros países debido a las oposiciones políticas que ha encontrado por su sistema socialista.

Por mencionar solo tres de los logros más importantes: desarrollo de más tratamientos para el cáncer (si bien no curan la enfermedad, permiten sobrevivirla); tratamientos para úlceras del pie diabético con los cuales se evita la amputación; y tratamientos para los tumores en la cabeza y en el cuello en fase avanzada.

Gracias al trabajo integral de prevención, control y cuidado de la salud en Cuba, es el país que cuenta con las personas más sanas y longevas del mundo.