La Nota

Un nuevo medio para tus ideas

Actualidad

Cáncer de mama: un desafío contra la medicina hegemónica, las sociedades de consumo y el patriarcado

Cada 19 de octubre, millones de mujeres y personas gestantes, conmemoran el Día Mundial contra Cáncer de mama, una enfermedad que al ponerse de manifiesto, incluso desde algunas campañas de prevención, suscita signos agresivos contra los cuerpos y el modo de auto-percibirse de quienes pueden padecerla. A continuación: reflexiones y prevención.

Alrededor del mundo viven millones de personas que sobreviven exitosamente a esta enfermedad. Por lo tanto, el cáncer de mama no significa la muerte, sino una grave dolencia a enfrentar. Sin embargo, se trata de una enfermedad que compromete presupuestos violentos sobre el modo “que deben” lucir los cuerpos que sufrieron una mastectomía, ya sea parcial o total, de un seno o ambos.

___

“Sembrando el miedo que nos sembraron”

“Desde Mujeres que no Fueron Tapa, reflexionan sobre una campaña de concientización de cáncer de mama, que muestra cicatrices dibujadas con Photoshop en cuerpos de mujeres famosas. Es tan inaceptable lo real, el recorrido de los cuerpos, lo diverso de las apariencias de nuestras carnes, sus marcas, que mejor mostrar cuerpos hegemónicos con los que se nos disciplina desde que nacemos, y dibujarles una cicatriz pequeña `como si´.”

___

Hasta el día de hoy no se puede inclinar la balanza hacia una sola causa probable del cáncer de mama, pues pareciera que se conjugan varias. Entre las causas más mencionadas por la medicina están, el uso de hormonas, historia familiar de cáncer, menarquía precoz, menopausia tardía, el tener hijos/as a edad madura. Desde los anteriores supuestos de la medicina, la causa de la enfermedad es multifactorial.

Causas y desafío al sistema médico

Resultado de imagen para cáncer de mama

 

En los últimos años, producto de las investigaciones impulsadas por organizaciones de salud de las mujeres en países europeos y Estados Unidos, la variable medio ambiente ha sido incorporada a las causas de la enfermedad, a pesar de la resistencia encontrada en sectores de la medicina.

El ‘status quo’ del cáncer está ganado para su pronunciamiento de causalidad vinculada a los genes en el cáncer de mama. Esta pesquisa no falla en la entrevista médica cuando las potenciales personas enfermas acuden a la consulta. Si abrimos un folleto médico y los de las campañas de lucha contra el cáncer de mama, la historia familiar de cáncer siempre aparece como un factor de riesgo; pero, si bien es cierto que se comparten los genes familiares, también lo es que compartimos agua potable, aire, hábitos de alimenticios culturalmente arraigados, y contaminación por dioxinas que pululan en el medio ambiente.

Recientemente, desde el Instituto Nacional del Cáncer en Estados Unidos define alrededor de un 80% de los cánceres como ligados al medio ambiente. Ni siquiera los biólogos y biólogas más conservadoras de Estados Unidos ponen en duda esa estadística. Se piensa que alrededor de un 5% a 10% de los canceres de mama se deben a mutaciones heredadas de los genes. Pero para el resto de las mujeres con cáncer de mama esa mutación no fue heredada, sino que fue impulsada por factores ambientales.

¿Y lo que comemos?

Forma parte de nuestro estilo de vida, es cierto; pero, también lo que comemos tiene que ver con la cadena alimentaria y los contaminantes que allí se encuentran, lo cual es un parámetro ecológico y de control sanitario. Cuando compramos en los supermercados, o en los mercados populares, un producto vegetal ¿Cuál es la posibilidad de que no esté impregnado de fertilizantes y pesticidas? Esto escapa a nuestra cautela preventiva, para ello todas las personas deberíamos tener una huerta orgánica, que requiere tiempo, dedicación y espacio donde realizarla… una tarea poco probable de abordar por la mayoría de las personas.

Detección precoz

-Autoexamen de mamas

Durante años el mensaje ha sido que la detección temprana es la mejor prevención. Pero la naturaleza del cáncer de mama –que puede estar presente muchos años antes de que se muestre como tumor- significa que la detección temprana del autoexamen puede no ser lo suficiente.

-Mamografía

En los servicios de medicina privada una mamografía es costosa, pero esto no es garantía de que sea confiable, primero debemos indagar muy bien sobre dónde acudir. Y pese a la tecnología cada vez más adelantada en mamografía, algunos expertos de países desarrollados aun albergan preocupación acerca del efecto de la exposición a la radiación a que son sometidas las mujeres en la mamografía.

¿Dónde realizan mamografías gratuitas en Tucumán?

Sexismo en las campañas

El lunes 19 de octubre estará dedicado en todo el mundo al activismo contra el cáncer de mama. Sin embargo, esta grave dolencia está siendo utilizada para cosificar cuerpos femeninos, para el placer sexual de los varones heterosexuales, a través de anuncios publicitarios de autoexamen. En este sentido, puesto que para el patriarcado las mujeres han de ser el objeto de la mirada de los hombres, se espera que se embellezcan a fin de ser encantadoras; sin reponerse siquiera de la mastectomía, a quienes tienen que ser sometidas a esta operación, se las alienta a que cuanto antes “vuelvan a ser femeninas”.

De igual modo, numerosas son las ilustraciones de los folletos editados por instituciones de prestigio para la campaña, que para ilustrar cómo hacerse la autopalpación o autoexamen de las mamas, difunden un sexismo sutil; las modelos suelen ser jóvenes, blancas y delgadas, acariciando conscientemente sus grandes y “perfectos” senos.


Algunos aspectos de enfoque feminista del cáncer de mama

“La experiencia del cáncer de mama está, claramente, influida por el énfasis de los senos como objetos de interés y placer sexual de los varones. Puesto que las mujeres han de ser el objeto de la mirada de los hombres, se espera que embellezcan a fin de ser encantadoras. La mentalidad de la publicidad sexista se reproduce en la literatura médica y psicológica, así como en las propagandas de las organizaciones de lucha contra el cáncer. 

La rutina empleada en la literatura médica con palabras como “desfiguración”, “mutilación” y “asimétrico” para describir a la paciente posmactectomía refuerza el propio sentido de imperfección y refleja el horror de los hombres ante un cuerpo femenino herido. Tanto en la literatura médica como psicológica, está implícito el que los senos de la mujer son para el placer sexual del hombre. Cuando las mujeres expresan preocupación por la pérdida de los mismos, frecuentemente suele trivializarse: “nadie lo sabrá” o “podemos hacerle uno nuevo”. Una mujer a la que le dijeron que tenían que hacerle una mastectomía nos cuenta de qué modo el cirujano le dio la noticia: “no es el fin del mundo”, le dijo sonriente, “puedo hacerle otro. Si fuera mi esposa, querría que se lo hiciese”.

Parece haber más preocupación por el efecto de la mastectomía en el esposo que en la mujer. Un anuncio retrataba a un hombre con aspecto preocupado, y se leía la pregunta: “¿De qué modo afectará la mastectomía a su otra mitad?”. El texto continúa: “El cáncer de mama de una mujer puede afectar seriamente a alguien más: a su compañero”. A muchos hombres les resulta muy doloroso la mastectomía en sus compañeras de vida –casi la mitad de las mujeres de un estudio dijeron que a sus maridos les costaba mirar su cicatriz-, por ello, los psicólogos han creado “tratamientos” para estos. hombres.

La profesión médica intenta, especialmente, asegurar que los hombres mantengan relaciones sexuales con sus esposas tras la mastectomía. De hecho, esto es en parte lo que se considera “normalización de la vida al status premastectomía”. A las mujeres a las que se les ha prescrito esta operación también les han diagnosticado “disfunciones sexuales” si han dejado de tener relaciones o “disfrutarlas”.

Lo restrictiva que resulta la anterior definición y lo ofensiva que es para todas las mujeres es evidente en sí misma. Además, a veces, a la mujeres ni siquiera se les consulta sobre su propia sexualidad”.

Por Sue Wilkinson y Celia Kitzinger en Una perspectiva feminista del cáncer de mama.


 

Chateá Con La Nota