La Nota

Un nuevo medio para tus ideas

Mundo

Bolsonaro: “Voy a liberar al pueblo de la inversión de valores, del gigantismo estatal y de lo políticamente correcto”

En medio de una Brasilia blindada, el mandatario elevó este martes un discurso con referencias a Dios y contra la ideología de género. También defendió la portación de armas, prometió respaldo a los policías que maten delincuentes y se comprometió a “que Brasil no volverá a vivir bajo el yugo del ‘socialismo'”, un sistema político jamás aplicado en ese país. Estrechar lazos con EE.UU e Israel.



“Convoco a cada uno de los congresistas a ayudarme en la misión de restaurar y volver a erguir a nuestra patria, liberándola definitivamente de la corrupción, la criminalidad, la irresponsabilidad económica y la sumisión ideológica”, proclamó ante el Congreso el exmilitar, de 63 años, convertido en el 38º presidente de la mayor potencia latinoamericana.

Carrera bolsonarística

Jair Bolsonaro fue militar hasta el año 1985 y en su casi tres décadas como diputado tuvo frecuentes exabruptos racistas, misóginos y homófobos, se dijo decidido a “construir una sociedad sin discriminación ni división”. Luego, venció las elecciones de octubre de 2018 con 55% de los votos, tras una campaña en la cual no solo fustigó al Partido de los Trabajadores (PT, izquierda y de bandera roja), que había ganado los cuatro comicios anteriores, sino también a un sistema político identificado con grandes escándalos de corrupción que afectaron a casi todos los partidos.

Bolsonaro 2019

El dirigente llegó al Congreso en un Rolls Royce descapotable, acompañado por su esposa Michelle y escoltado por una guardia montada, bajo la aclamación de centenares de miles de personas a lo largo de la Explanada de los Ministerios de Brasilia.

Resultado de imagen para jair bolsonaro roll

Para desarrollar su gestión, el presidente nombró a un equipo de 22 ministros, entre ellos siete militares retirados y propuso un “pacto nacional entre la sociedad y los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial” para cumplir con un programa conservador en lo social, y liberal en lo económico. “Vamos a unir al pueblo, a valorar la familia, respetar las religiones y nuestras tradiciones judeo-cristianas, combatir la ideología de género, conservando nuestros valores”, proclamó.

Por otro lado, se abstuvo de dar detalles sobre los planes de ajustes y privatizaciones impulsados por su ministro de Economía Paulo Guedes, aunque se comprometió a obrar en nombre “del interés nacional, del libre mercado y de la eficiencia”.

Eje EE.UU-Brasil-Israel

Unos doce jefes de Estado y de gobierno asistieron a la ceremonia de investidura, entre ellos el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu y el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo. No fueron invitados el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ni el de Cuba, Miguel Díaz-Canel, a los que Bolsonaro considera “dictadores” de izquierda.

Bolsonaro ha prometido trasladar la embajada brasileña de Tel Aviv a Jerusalén, un paso que podría suponerle represalias comerciales de los países árabes, grandes compradores de carne brasileña.

Ha dicho que quiere lazos más próximos con Estados Unidos e Israel, formando una suerte de nuevo eje que rompe con décadas de políticas de centro-izquierda que buscaron reforzar los lazos Sur-Sur, por lo general sin éxito, y posicionar a Brasil como una potencia capaz de dialogar con todos.

También ha anunciado la salida de Brasil del Pacto Mundial para la Migración de Naciones Unidas y ha amenazado con hacer lo propio con el Acuerdo de París contra el cambio climático.

Se trata de un proyecto central para la fundación de un nuevo orden ultraconservador que acabe con lo “políticamente correcto”, como dijo ayer el presidente en su discurso desde el Planalto con la bandera brasileña entre las manos.

Autor/a
www.lanotatucuman.com
Chateá Con La Nota