La Nota

Un nuevo medio para tus ideas

Actualidad

22 años de prisión para Cristian Aldana

Luego de un año y dos meses de juicio, la Justicia encontró culpable al ex vocalista de El Otro Yo por seis casos de “abuso sexual gravemente ultrajante y corrupción de menores”. Afuera del tribunal se escuchaba el canto de la consigna que marcó la causa: “Ya no nos callamos más”.

En un juicio que duró más de lo esperado -debía durar cuatro meses y se extendió más de un año- los jueces declararon culpable a Cristian Aldana por los delitos de abuso sexual con acceso carnal en concurso ideal con corrupción de menores y lo sentenciaron a una condena de 22 años de prisión. La única jueza mujer del tribunal, Ana Dieta de Herrero, votó en disidencia y pidió 35 años.

El Tribunal Oral en lo Criminal Nº 25 validó el testimonio de las siete mujeres que denunciaron al músico por las vejaciones que recibieron durante sus adolescencias.

“No soy culpable, no soy un violador, ni un abusador ni un violento”, dijo Aldana hoy en sus últimas palabras antes del veredicto. Afuera se escuchaba el canto de la consigna que marcó la causa: “Ya no nos callamos más”.

El juicio es un hecho histórico. Las denuncias públicas de Ariell Carolina Luján animó a otras chicas que habían sufrido las mismas situaciones a denunciar.

Los relatos fueron públicos primero desde un video que se convirtió viral en 2016 donde tres de las denunciantes contaron a cámara lo que vivieron; luego por testimonios que se publicaron en la web #YaNoNosCallamosMás y, después de un extenso recorrido judicial en el que las mujeres tuvieron que relatar las vejaciones a las que habían sido sometidas, llegó la sentencia judicial.

Los testimonios dejaron expuesta la manera sistemática en la que Aldana violentaba a las jóvenes, en su mayoría niñas y adolescentes: sexual, física y psicológicamente. 

“Que esta sentencia sea una puerta abierta para todes quienes sufrieron abuso sexual en la infancia, en la adolescencia o violencia de género no tengan miedo de hablar”, dijo Ariell Carolina, una de las denunciantes que decidió hacer público su relato.

Chateá Con La Nota